Cultura

El Diccionario Panhispánico Jurídico, un hito "monumental"

  • Felipe VI apoya en la Universidad de Salamanca la presentación de este proyecto, coordinado por el académico Santiago Muñoz Machado

El rey Felipe posa en la foto de familia con los asistentes a la presentación del nuevo Diccionario Panhispánico Jurídico. El rey Felipe posa en la foto de familia con los asistentes a la presentación del nuevo Diccionario Panhispánico Jurídico.

El rey Felipe posa en la foto de familia con los asistentes a la presentación del nuevo Diccionario Panhispánico Jurídico. / J.M.Garcia / efe

El rey Felipe visitó ayer la Universidad de Salamanca (USAL), donde presidió la presentación oficial del nuevo Diccionario Panhispánico del Español Jurídico (DPEJ), una nueva obra de consulta que calificó como "magnífica" y que aporta "un instrumento de valor universal que enriquece la lengua común".

Con más de 35.000 entradas y la participación de especialistas del derecho, juristas y académicos de la lengua, "contribuirá a sistematizar y vertebrar el español jurídico, aproximando ordenamientos legales", añadió Felipe VI antes de cerrar el acto.

Cerca de la mitad de los vocablos que aparecen forman parte del lenguaje común

Asimismo, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, recordó que más de 400 millones de personas hablan la lengua española e indicó que la primera referencia del vocablo "justicia" aparece en el Cantar de mio Cid hace algo más de 800 años, los mismos que cumple la Universidad de Salamanca.

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, destacó que "la función comunicativa que se espera del lenguaje legal exige que la regla jurídica -ley o sentencia- sea comprendida por todos los ciudadanos y, lo que es más importante, que sea cumplida, y no podrá serlo cuando no se entiende, de manera que esa claridad y precisión se erige en condición de la propia eficacia de los actos jurídicos".

La obra, editada por Santillana, está dirigida por el académico y jurista Santiago Muñoz Machado, y fue calificada como "obra monumental" por el rector de la Universidad de Salamanca (USAL), Daniel Hernández Ruipérez, y de "hito" por el director de la Real Academia Española (RAE) y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Darío Villanueva.

Finalmente, el secretario permanente de la Cumbre Judicial Iberoamericana y presidente de la Suprema Corte de Justicia de Uruguay, Jorge Chediak, hizo hincapié en la importancia de que los juristas, las empresas y las administraciones "tienen que manejar conceptos que entiendan todos hispanohablantes sin que el país de origen suponga un obstáculo a su comprensión".

En una entrevista con la agencia Europa Press, el director del Diccionario Panhispánico Jurídico, el académico Santiago Muñoz Machado, lamentó que en Cataluña "se esté haciendo un uso torticero" de términos jurídicos como democracia o Constitución por parte de independentistas, que "hacen imposible llegar a un acuerdo", dijo. "En el caso de Cataluña, lo primero de todo que hay que hacer para estabilizar y pacificar la situación del independentismo es volver a recuperar la significación correcta de las palabras, porque ahora no estamos hablando el mismo idioma castellano", señaló el miembro de la RAE, con motivo de la presentación del diccionario.

No obstante, Muñoz Machado separó la importancia del significado de las palabras jurídicas con la aplicación de la Justicia en este conflicto en Cataluña. "Por ejemplo, rebelión significa algo en el lenguaje vulgar, pero también en el penal. Si hay dudas sobre la actitud de alguien, no depende de un diccionario el castigo, sino de los tribunales", matizó el especialista.

Muñoz Machado calificó al Diccionario Panhispánico Jurídico como "una obra nueva por orientación y método" que se trató de poner en pie ya hace 300 años, coincidiendo con la salida del Diccionario de Autoridades. Pese a que reconoce que los "juristas y tribunales" pueden ser los principales beneficiados de esta obra, también está dirigida a la sociedad civil.

De hecho, el jurista cordobés apunta que cerca de la mitad de los vocablos que aparecen forman parte del lenguaje común -el usuario podrá encontrar definiciones de motocicleta o alumbrado, por ejemplo-, siempre que haya una relación jurídica. "A todos los ciudadanos les conviene, por razones de seguridad, que el lenguaje jurídico sea lo más claro posible", añadió.

La novedad en este diccionario respecto al anterior es la incorporación de términos hispanoamericanos, entre ellos alguna expresión de la lengua quechua y otra precolombina. "Es algo más que una contribución y reconocimiento a lo que significan las lenguas amerindias", defendió.

Preguntado sobre si hay machismo en el lenguaje jurídico, reconoció que, al igual que ocurre en el lenguaje común, "seguramente quedarán residuos de posiciones masculinizantes". "Pero esto ya se está cuidando mucho, esta inclinación que procede de otras épocas, y esperamos que poco a poco quede limpio", declaró. "Es verdad que muchos conceptos del diccionario incurrían en hacer definiciones basándose en el hombre, pero en la Academia ha habido un trabajo grande para evitar expresiones en masculino cuando se pueden usar formulas diferentes", añadió el especialista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios