Egeria | Crítica Polifonías de la España medieval

El conjunto vocal Egeria se presentó en la Sala Cero de Sevilla El conjunto vocal Egeria se presentó en la Sala Cero de Sevilla

El conjunto vocal Egeria se presentó en la Sala Cero de Sevilla / D. S.

Fundado en Madrid hace sólo dos años, Egeria visitaba por primera vez Sevilla para ofrecer un programa muy infrecuente por estas latitudes, pero de alto valor patrimonial: un recorrido por algunos de los códices más importantes de la España medieval.

Como quinteto vocal femenino (se acompañan en algunas piezas con percusiones: pandero, pandereta, crótalos) que se dedica a la polifonía medieval, el referente parece indudablemente Anonymous 4, el veterano cuarteto neoyorquino, y hay algunos detalles interpretativos que recuerdan recursos habituales de las americanas, como el uso de bordones para embellecer las monodias o la manera de afrontar los motetes, presentando primero conjuntamente una vez el tenor para luego ir introduciendo las otras voces. Se aprecia también una tendencia a buscar un sonido redondo y bello, privilegiando la igualdad y brillantez de las voces a su individualidad y a la expresión.

Aunque le queda un importante camino por recorrer en materia de claridad, precisión y detalles expresivos, Egeria demostró ser ya un proyecto muy serio, en un concierto que recorría dos siglos de Ars Antiqua, de los himnos del Calixtinus (incluido el Dum pater familias, compuesto en España), cercanos aún al estilo de la Escuela Aquitana, a ese canon del Vermell (O virgo splendens) cantado primero al unísono y luego a 3, pero centrándose especialmente en el estilo de Notre Dame presente en Huelgas y Codex Madrid. Fue en las prosas de Huelgas donde el grupo mostró una más firme personalidad; en los espectaculares melismas de los conductus donde lució su vena más lúdica y radiante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios