Música

Monkey Week: primer avance

  • La cita, uno de los reclamos del otoño cultural en Sevilla, volverá de forma presencial del 17 al 20 de noviembre con un único nombre desvelado dentro de su programación, el de los Black Lips

Un momento de la presentación del Alhambra Monkey Week.

Un momento de la presentación del Alhambra Monkey Week. / José Ángel García

El Monkey Week volverá a celebrarse con conciertos presenciales en lugar del streaming de la edición anterior. Esa es la gran noticia que dieron este martes sus organizadores en la presentación del festival y, a medida que vaya pasando el tiempo y vayamos conociendo nuevas formas de lidiar con las restricciones que impone la pandemia, iremos teniendo más noticias de cómo será el desarrollo del Alhambra Monkey Week 2021.

Otra de las novedades es que el patrocinador cervecero ya no es el de Estrella Galicia que asociábamos a los monetes porque desde ahora el nuevo partner es el de Cervezas Alhambra. El festival se celebrará entre los días 17 y 20 de noviembre en las instalaciones del Cartuja Center CITE, que acogió la rueda de prensa. En este gran recinto se aprovecharán todos los espacios disponibles para organizar conciertos y showcases, desde la sala principal hasta el más mínimo rincón del hall de entrada en el que se pueda montar un escenario, pasando por la segunda sala del auditorio e incluso la terraza.

Los nombres de los artistas que podremos ver todavía no se conocen, e incluso muchos de ellos pueden intentar participar a través del circuito de showcases, cuya convocatoria de admisión se abre ahora; pero sí que sabemos ya un nombre, que sirve como cabecera de cartel y que por sí solo justifica nuestra presencia en el festival, el de los americanos Black Lips, una banda tocada por los dedos mágicos del punk y el psychobilly, que en su nuevo disco ha recuperado sus raíces country y que con ese sonido vendrá a Sevilla. Según la web que anuncia sus conciertos en España, su actuación en el Monkey Week será el 20 de noviembre, en la jornada de clausura.

La banda estadounidense Black Lips. La banda estadounidense Black Lips.

La banda estadounidense Black Lips. / Dani Pujalte

Durante la presentación fueron pasando por el atril todos los representantes de los organismos que colaboran en la organización del festival, dejando, algo que fue muy de agradecer, palabras e impresiones muy cortas sobre su desarrollo. El primero en tomar el micrófono fue Luis Manuel González Álvarez, director de Cartuja Center CITE, que avanzó que en el auditorio se están haciendo muchas mejoras técnicas que se estrenarán con el Monkey Week. Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, recordó cómo la agenda cultural sevillana se ha ido manteniendo contra viento y marea. José Lucas Chaves, director de Música y Artes Escénicas de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía, hizo hincapié en el papel del Monkey Week como lanzadera de grandes grupos musicales y pasó rápidamente la palabra a Álvaro Trujillo, brand manager de Cervezas Alhambra, que habló de la responsabilidad de ponerle su nombre a este festival e invitó a combatir estos tiempos distópicos con buena música y cerveza. La directora de la SGAE en Andalucía, Verónica Repiso, repartió agradecimientos a diestro y siniestro y Jorge Palomo Álvarez, director técnico de Eulen Cultura, amplió la información ofrecida sobre los aspectos técnicos del recinto, destacando un nuevo sistema de sonido inmersivo en el escenario principal del Cartuja Center en el que el audio se emitirá por múltiples altavoces y se apreciará de una forma diferente a la conocida, además de unas nuevas dotaciones escénicas que se descubrirán durante la celebración del Alhambra Monkey Week.

El Alhambra Monkey Week cambia de enclave y se celebrará en el Cartuja Center CITE

Tali Carreto, uno de los organizadores del festival, cerró el turno de intervenciones asegurando que no quieren perder vinculación con algunas zonas sevillanas representativas del devenir del festival para las que están preparando algunas sorpresas, aunque lo importante era tener un espacio tan "maravilloso" como este Cartuja Center CITE para realizar el evento con todas las garantías y seguridad para el público asistente. Carreto fue desgranando todas las novedades anteriormente mencionadas y hablando de cómo variarán los aforos y las formas de acceso en función de lo que las normas sociales marquen en noviembre. Sobre los condicionantes de la venta de entradas en vista de la incertidumbre, Carreto respondió que se procurará albergar el máximo aforo posible, aunque todavía no se puede saber cuál será; pero que ya se pueden adquirir abonos para moverse por todo el recinto en la misma forma que en las ediciones anteriores solía hacerse por la calle, accediendo a unos conciertos y otros, al precio de 65 euros. El presupuesto del Monkey Week para esta edición ascenderá a algo más de 300.000 euros, y Carreto reveló el interés de todos los organizadores por convertir el festival de este año "en algo más que una experiencia musical", enriqueciéndola con más actividades culturales de todo tipo.

Romero Martín. Romero Martín.

Romero Martín. / José Ángel García

Quedaron en el tintero muchos hilos sueltos sobre los aspectos técnicos y de movimiento de personas en un espacio, que aunque amplio, es cerrado; pero como los vaivenes de las normas de comportamiento durante la pandemia no permiten establecer pautas definitivas con cuatro meses de antelación, en lo que respecta al futuro inmediato del Alhambra Monkey Week habrá que ir viendo cómo cruzar los puentes a medida que lleguemos a ellos. Todas esas incertidumbres se desvanecieron en el aire con la voz de Romero Martín, que puso el punto final al acto de presentación con un concierto breve pero pletórico de sentimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios