Cultura

Muñoz anuncia un "cambio de dirección" en la Bienal de Flamenco

  • Participa celebra "el cese de Cristóbal Ortega" y lamenta "la falsedad de las cuentas" de la cita

Cristóbal Ortega, director de la Bienal desde 2013, en una fotografía de archivo.

Cristóbal Ortega, director de la Bienal desde 2013, en una fotografía de archivo. / d. s.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, anunció ayer en el Pleno municipal que el Ayuntamiento hará "un cambio de modelo y un cambio de dirección" de la Bienal de Flamenco. El anuncio confirma los rumores que apuntaban a una renovación del equipo de la cita, en el que se prescindiría de su actual director, Cristóbal Ortega, aunque habrá que esperar, no obstante, para conocer el alcance de estas modificaciones: ayer el delegado se limitó a agregar que "va a haber cambios en el modelo de gestión".

En un debate en torno a los reconocimientos de crédito que se votaron por vía de urgencia para atender deudas pendientes del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), Muñoz afirmó que "la Bienal necesita un cambio de modelo y un cambio de dirección". Fuentes del Ayuntamiento consultadas por este periódico no quisieron añadir ningún dato más al respecto. "Concretarse no se ha concretado nada. Es una cuestión que se estaba barajando, y al hablar de piezas del ICAS que van a cambiar salió el tema de la Bienal", aseguraron, antes de añadir que "no tiene nada que ver" la gestión del encuentro flamenco con las circunstancias que han llevado a pedir los reconocimientos de crédito. "Con esto no se quiere hacer responsable a nadie", comentaron, en referencia a los problemas que afronta el ICAS y que Muñoz atribuyó hace unas semanas a una "estructura raquítica" y a un modelo que (también) necesita ser actualizado.

Desde el PSOE dicen que "no se ha concretado nada" y no hablan aún del despido de Ortega

Cristóbal Ortega se hizo cargo de la Bienal de Flamenco en 2013, con el Partido Popular aún en el Ayuntamiento de Sevilla y con Mar Sánchez Estrella como delegada de Cultura. Cuando el PSOE tomó las riendas del equipo municipal, mantuvo en el cargo a este licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Granada y durante casi una década responsable de producción de la compañía de Eva Yerbabuena. En las últimas semanas, daba la impresión de que la buena sintonía que Antonio Muñoz y Ortega tenían hace meses se había perdido, quizás porque las acusaciones que hablaban de una mala gestión de las cuentas por parte de los organizadores de la cita habían enturbiado el clima.

Minutos después de las declaraciones de Muñoz en el Pleno, Participa Sevilla celebró "el cese de Cristóbal Ortega" como director de la Bienal, y Susana Serrano recordó las denuncias "que en los últimos meses ha realizado este grupo municipal ante la falsedad de las cuentas de la última edición".

"Casi se ha cumplido un año desde que empezamos a denunciar las grandes deficiencias y los errores de organización que tuvo la última edición de la Bienal", apuntó Serrano. "Al fin, Antonio Muñoz ha reconocido lo que Participa Sevilla denunciaba y ha tomado la decisión de cambiar la dirección. Ahora es el momento de seguir profundizando en un nuevo modelo de Bienal, recogiendo todas las propuestas que nos llegan desde los profesionales del flamenco", dijo.

Para Participa, "este es un primer paso para repensar un modelo que hacía aguas en uno de los eventos culturales más importantes de la ciudad", apostilló Serrano. Entre otras cuestiones, Participa Sevilla lamenta que se tuviera que suspender la inauguración programada con Rafael Riqueni, algo "previsible" en opinión de Serrano, y sustituir por La guerra de las mujeres, "que ya había sido estrenada en Mérida". Otros "errores" en la programación fueron las cancelaciones de Merche Esmeralda, Pitingo o el Ballet Nacional de España. Además, "a diez días del inicio del evento todavía no se habían firmado la totalidad de los contratos de los espectáculos que habían sido presentados en febrero, con la inestabilidad que esta situación generaba", afirma la nota remitida por el grupo político.

Los "graves problemas de gestión", prosiguen desde Participa, "continuaron meses después con el gran retraso en el pago a los diferentes artistas y proveedores", así como "la presentación de unas cuentas falsas ante la petición que hicimos en la Comisión de Ruegos y Preguntas". "Ya podemos afirmar que los números ofrecidos a nuestro grupo municipal no se correspondían con la realidad", señaló Serrano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios