Rodaje

'Tin & Tina', un esperado debut en el cine con sello sevillano

  • Distintas diferentes localizaciones en la provincia han acogido durante siete semanas el rodaje del debut en el largo del premiado cortometrajista Rubin Stein

  • Protagonizado por Milena Smit y Jaime Lorente y producido por La Claqueta, el filme ha rodado varias escenas en el Monasterio de San Isidoro del Campo

Jaime Lorente y Milena Smit, durante el rodaje en el Monasterio de San Isidoro del Campo.

Jaime Lorente y Milena Smit, durante el rodaje en el Monasterio de San Isidoro del Campo. / Manu Trillo (La Claqueta)

En las producciones cinematográficas durante la pandemia el grupo burbuja lo constituye el set de rodaje. No hay trajes especiales, ni cortinas de plástico, como en aquellas célebres imágenes de ET, pero sí tests de antígenos. Montañas de tests. Cada día, a cada momento. Por seguridad de los profesionales y por proteger la inversión: un día de rodaje es muy caro. El set de rodaje de Tin & Tina se encuentra en el Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce. A pesar de que la temperatura ha dado un respiro, cuesta contemplar a Jaime Lorente y Milena Smit con traje y gabardina. Están ensayando y rodando dos escenas en el claustro, bajo la atenta mirada de Rubin Stein, el director de la película. A escasos metros, el productor Olmo Figueredo, que ya cuenta con una amplia y exitosa trayectoria, tanto en la producción como en la dirección (La trinchera infinita, Parking, El inconveniente o El Estado contra Pablo Ibar), está atento a todos los detalles.

La película, en palabras de su director, que debuta con ella en el largometraje, "cuenta la historia Adolfo y Lola, una pareja que pierde los bebés que esperan tras un aborto, por lo que se plantean adoptar dos niños, y Lola se queda prendada de dos gemelos de 7 años que se llevan a casa, donde descubren que son especiales". Para encontrar la semilla de Tin & Tina, el filme cuyo rodaje acabará esta semana en Sevilla, debemos remontarnos a 2013, al debut en el cortometraje de Rubin Stein, con su trilogía de suspense en blanco y negro denominada Luz y oscuridad; su primera entrega fue Tin & Tina, que no tardó en cosechar importantes premios y fue nominada al Premio Méliès al mejor corto europeo, finalista en los Fugaz y preseleccionada para los Oscar y los Goya.

Años después, Rubin Stein comienza a reescribir su premiado corto de cara a un posible largo. Un proyecto que comienza a ver la luz cuando la productora sevillana La Claqueta se cruza en su camino. Para Figueredo, la apuesta por este proyecto se debe "a la atracción hacia el director". "Recuerdo estar en mi despacho, ver el corto Tin & Tina y preguntarme: ¿este tío quién es?", dice. "Me parece un prodigio, narrativamente impecable", añade. Una vez decididos a filmar la película, el productor señala que "ha sido un proceso largo, cinco años madurando el guión y buscando la financiación". El proyecto es esperado con grandes expectativas, pues en los mentideros del sector la opinión es prácticamente unánime: Rubin Stein dará mucho que hablar próximamente...

Rubin Stein, el director de la cinta, da instrucciones a Milena Smit durante el rodaje de una escena. Rubin Stein, el director de la cinta, da instrucciones a Milena Smit durante el rodaje de una escena.

Rubin Stein, el director de la cinta, da instrucciones a Milena Smit durante el rodaje de una escena. / Manu Trillo (La Claqueta)

Jaime Lorente, actor muy conocido por su participación en series de televisión como La casa de papel o Élite, es Adolfo en la película, "un piloto de aviación que mantiene una cierta distancia con respecto a la maternidad". Sobre el peso de la religión en la película, el intérprete apunta que "el fanatismo se puede encontrar en muy diferentes ámbitos, en el religioso y también en el político o en un estadio de fútbol". Sobre la experiencia en Tin & Tina, bromea acudiendo a Hitchcock, "que decía aquello de que no hay que trabajar nunca ni con niños ni con animales, y nosotros lo hemos hecho con todos, menos con Hitchcock".

Recién llegada de Venecia, donde se acaba de estrenar Madres paralelas, el nuevo trabajo de Pedro Almodóvar, que protagonizan Penélope Cruz y ella, Milena Smit encarna a Lola, "una chica muy enamorada que sufre un acontecimiento que provoca que pierda la fe y acabe involucrada en una serie de situaciones... extrañas, cuando menos". Como en la cinta de Almodóvar, Smit encarna a una mujer marcada por la maternidad, "lo que ha sido de nuevo todo un reto, por todo lo que representa".

"Hay tintes de thriller psicológico, con alguna secuencia terrorífica, pero sin perder un tono muy español", explica el director del filme. Rubin Stein detalla que "la película tiene lugar en los principios de los 80, un momento importante para este país, tras el fallido golpe de estado, y que yo entendí como el más idóneo para abordar un tema del que no escapamos ninguno como es el miedo". Para el director extremeño, una de las claves de la película radica en "los niños, que han recibido una educación ultracatólica, interpretan la Biblia al pie de la letra, y no son capaces de diferenciar la literalidad de la metáfora, y esto da lugar a situaciones entre cómicas y terroríficas". No en vano, agrega, "ahondar en la mente de un niño, es acabar en un ámbito donde se mezcla la inocencia y la crueldad".

Los actores protagonistas, durante una toma en el claustro del Monasterio de San Isidoro del Campo. Los actores protagonistas, durante una toma en el claustro del Monasterio de San Isidoro del Campo.

Los actores protagonistas, durante una toma en el claustro del Monasterio de San Isidoro del Campo. / Manu Trillo (La Claqueta)

Explica el director que adaptar el corto a largometraje "ha sido un proceso casi orgánico, ya que un comentario generalizado de los espectadores era nos hemos quedado con ganas de más". Para Stein "la introducción de personaje al que da vida Milena Smit, que ofrece una dimensión nueva de la historia". A todo esto, el cineasta añade su apetencia por "hacer una película de suspense, un género en el limbo de los géneros, y mucho más si lo mezclas con el humor".

Silencio, se rueda, sin mascarilla pero con el test recién hecho. A pesar de los inconvenientes, las producciones cinematográficas han recuperado su pulso tras el shock padecido, como en todo el sector cultural y empresarial, y se retoman los proyectos programados. También en Andalucía, en Sevilla, que vuelve a ser el lugar escogido por multitud de cineastas para recrear sus obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios