Crítica de Flamenco

Increíble voz broncínea

  • La cantaora Antonia Fernández ofrece la primera de sus cuatro actuaciones en el Alcázar

Increíble voz broncínea Increíble voz broncínea

Increíble voz broncínea / Grupo Joly

Lo más llamativo de esta joven cantaora almeriense, aunque de larga trayectoria artística ya que se inició siendo una niña, es el bellísimo timbre vocal que la adorna. El miércoles en el Alcázar sevillano optó, inspirada por la luna, por estilos básicamente de ritmo. Abrió y cerró en pie, con sendos guiños a Caracol por zambra y fandangos respectivamente.

Fernández es una cantaora de intimidad y ciertamente al aire libre se pierden algunos de los prodigiosos armónicos de su increíble voz broncínea. Por soleá se mantuvo solemne en Alcalá y rotunda por Juaniquín. En los tangos se acordó de la tía Juana la del Revuelo y del tío Enrique Morente. Y por cantiñas se mostró clásica en las alegrías y en los cantes de Pinini. Rotunda fue su interpretación en los estilos cortos jerezanos por seguiriyas. El fin de fiesta corrió a cargo de unas bulerías tan aladas como sintéticas. Es sorprendente que esta cantaora tan visceral como rica en recursos técnicos, y que posee un gran conocimiento del legado cantaor, como mostró en la noche del miércoles en Sevilla, apenas cuente con oportunidades en directo en nuestra ciudad, donde reside desde hace bastantes años. Por eso estas comparecencias en el Alcázar, donde repetirá los próximos días 7 de julio y 4 y 23 de agosto, representan una gran oportunidad para la afición.

El gaditano Riki Rivera le ofreció un acompañamiento relativamente tradicional, algo desapegado. Además contó algunos chascarrillos y ofreció como solo de guitarra una sentimental guajira. Ambos intérpretes ultiman estos días el que será el segundo disco de la cantaora, producido precisamente por Rivera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios