Cultura

Las visitas a los museos españoles se desploman un 70% por la pandemia

  • La drástica caída se debe al cierre durante el confinamiento, las posteriores restricciones de aforo y la pérdida de visitantes extranjeros

  • Tres de cuatro personas que antes de la crisis del coronavirus iban a los grandes museos del país eran turistas

Visitantes en los accesos al Museo del Prado, que pasó de 3,2 millones en 2019 a 852.161 visitas en 2020.

Visitantes en los accesos al Museo del Prado, que pasó de 3,2 millones en 2019 a 852.161 visitas en 2020. / J. J. Guillén (Efe)

2020 pasará a la historia como un año negro para los museos españoles: la mayoría pierden una media de un 70% de visitantes por la pandemia, lo que se traduce en pérdidas millonarias para el sector. La caída de visitantes responde a tres factores: la falta de visitantes extranjeros, que en el caso de los grandes museos españoles suponen cerca del 75% de las visitas; el cierre completo durante el confinamiento entre marzo y junio, y las restricciones de aforo tras su reapertura. Hasta marzo las cifras se mantenían o en algunos casos superaban ligeramente las de 2019, pero el mazazo de la pandemia para el sector del arte se ha dejado sentir de manera especial.

Las tres grandes pinacotecas de Madrid, el Prado, el Reina Sofía y el Thyssen, han registrado el peor descenso de su historia. El Prado pierde un 73% de público, el Reina un 71,8 % y el Thyssen un 67% respecto a 2019. El Prado, el quinto museo más grande del mundo, ha pasado de romper su récord en 2019 con la celebración de su bicentenario y la visita de 3,2 millones de personas, a reducir su afluencia hasta 852.161 visitantes. Además de las restricciones de aforo, el museo todavía no ha reabierto su itinerario al completo. El Museo Reina Sofía cae de 4,4 millones (2019) a 1,2 millones (2020); y el Thyssen-Bornemisza pasa de superar 1 millón de visitas (2019) a registrar 341.008 (2020).

Las cifras son devastadoras y se traduce en pérdidas millonarias para todos los museos. El Prado calcula que dejará de ingresar cerca de 19 millones de euros y el Reina Sofía cifra la caída de recaudación en cerca de cuatro millones de euros (de más de 5 millones a 936.060 euros el año pasado). Las pérdidas no sólo se refieren a la disminución en la recaudación de venta de entradas, también incluye alquiler de espacios, patrocinios o el frenazo de las ventas de sus tiendas.

Los museos de ciudades con gran afluencia de turismo como Barcelona y Bilbao registran datos similares. El Guggenheim ha caído de 1,1 millones a 315.908 personas (73% menos). En Barcelona, el Museo de Arte de Cataluña y el Macba registraron 210.465 y 86.000 de visitas el año pasado, también un 75% menos. El Museo Picasso de Málaga califica 2020 como su annus horribilis, con una cifra de descenso del 76% y 164.000 visitas. Los datos son algo mejores en el caso de las salas de exposiciones. Para la Fundación Mapfre, con sedes en Madrid y Barcelona, la caída se reduce al 55% respecto a 2019, y eso pese a contar con cuatro exposiciones menos y verse obligada a retrasar varios meses la apertura de su nuevo centro en Barcelona, el KBr. En total, sus exposiciones han recibido cerca de 138.000 visitantes frente a los 309.000 del año anterior. La red de Caixafórum recibió 1,2 millones de visitantes, un 65% menos que en 2019.

La sensación sobre cómo evolucionará la situación en los siguientes meses es desigual entre sus responsables. Ante este panorama de profunda incertidumbre, la mayoría de museos y centros de arte del país han presentado sus programaciones para 2021 con un cierta tendencia a bucear en sus colecciones y depender menos de los préstamos internacionales, un mercado que sigue muy tocado por las restricciones de movimiento que ha impuesto la segunda ola de la pandemia en varios países.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios