Editorial

Andalucía y el desafío separatista

CONFORME se acerca la fecha del 27 de septiembre queda más en evidencia que el desvarío secesionista de Artur Mas es un empeño desestabilizador que está disparando las alarmas, tanto en España como en el resto de Europa. El primer ministro británico, David Cameron, dejaba claro el pasado viernes que en el improbable caso de que el desafío se consumara no iba a salir gratis y que el pretendido nuevo Estado se tendría que poner a la cola para pedir su ingreso en las instituciones europeas. Cameron, que ha tenido que lidiar con el problema de Escocia, dejaba traslucir la perplejidad que debe producir en las principales cancillerías el intento de una modificación unilateral de fronteras en Europa occidental a estas alturas del siglo XXI. En nuestro país, la cuestión se está tratando por los partidos políticos desde un prisma electoral y las estrategias que se están trazando se hacen más pensando en las urnas que en parar el principal reto político al que se enfrenta España desde 1981. También falta que el resto de las comunidades autónomas se hagan oír y ahí Andalucía tiene que adoptar una posición de liderazgo porque es mucho lo que se juega. Dado que la independencia, reconocida como tal por la comunidad internacional, se antoja como algo quimérico, la salida que se intentaría forzar desde Cataluña sería la de obtener un trato privilegiado, tanto político como financiero, que rompería el modelo en el que se asienta la Constitución. Andalucía y su Gobierno tienen ahí una doble responsabilidad: por un lado es la región más poblada y la que más tendría que perder por una modificación del marco institucional. Por otro, la Junta es la principal institución en manos del PSOE, un partido que ha jugado demasiadas veces a la confusión en esta cuestión. Andalucía, por boca de su presidenta, que es al mismo tiempo la responsable de la principal federación de su partido, debe comparecer cuando sus circunstancias personales se lo permitan para dejar meridianamente clara la tajante oposición andaluza a la provocación separatista.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios