Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia

Un fuego destruye una planta de reciclaje de plástico junto a la A-92

  • La combustión del material almacenado, cerca de Torreblanca, provocó una oscura columna de humo que cubrió parte de Sevilla y el núcleo alcalareño durante horas.

Un fuego, que se inició sobre las 6:30 de este miércoles en una planta de reciclaje de plásticos, ubicada en un polígono de Alcalá de Guadaíra junto a la A-92 -pegado al barrio sevillano de Torreblanca- destruyó las instalaciones, sin causar heridos, y provocó una espectacular columna de humo oscuro, que durante buena parte del día y en función de hacia dónde se dirigía el viento se extendió hacia la capital o hacia la comarca de los Alcores, visible a muchos kilómetros de distancia. No obstante, desde el 112, que coordina los servicios de emergencia, se aseguraba este miércoles por la mañana que no se habían recibido avisos por posibles afecciones en personas ni había previsto ningún plan específico para evitarlas.

Según explicaron fuentes del Ayuntamiento alcalareño y del amplio dispositivo de bomberos que actuaron en el suceso, el material que se almacenaba en las instalaciones de la empresa Bamales -plásticos y maquinarias que se usan en su tratamiento- motivó que, aunque el fuego quedó controlado, que no extinguido, sobre las 8:30, la intensa humareda permaneciera durante mucho más tiempo. El plástico no puede apagarse y una vez prendido sigue ardiendo hasta su total combustión.

Bomberos de Alcalá de Guadaíra, los primeros en llegar a la zona, explicaron que en la hora y media siguiente al inicio, las llamas llegaron a alcanzar los 20 metros de altura, hasta que el incendio quedó controlado. Las causas del mismo se desconocen. El fuego se originó en la primera sección, cerca de la entrada, de las cuatro o cinco naves conectadas entre sí que componían la planta, cuando había tres trabajadores en la empresa, que no sufrieron daños. Una dotación del 061 permaneció durante la intervención de los bomberos en la zona ante el riesgo de inhalación de humo y procedente además de un material altamente tóxico, apuntaron los sanitarios.

Pese a ello, el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, aseguró este miércoles que no existe riesgo de contaminación, aunque la cabina de medición de la calidad del aire ubicada en la zona de Santa Clara de la capital había registrado ya por la mañana incrementos puntuales de óxido de nitrógeno. La Junta asegura que sigue por ello de cerca la situación.

Una parte del techo de la nave, aproximadamente el 40% del total, se desplomó unas horas después del inicio de las llamas. Los bomberos admitían que el resto estaba muy dañado, algo que era perceptible a simple vista, a las espaldas del edificio.

En la zona exterior de la planta había acumulados cientos de bloques con envases de plástico prensados, que se fueron retirando para evitar que el fuego se extendiera por ellos. En las tareas de extinción participaron los Bomberos de los parques centrales de la Diputación Provincial y del Ayuntamiento de Sevilla, además de los de Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas. También se movilizaron a las policías locales de la capital y Alcalá de Guadaíra, a la Guardia Civil y a la Policía Nacional.

Pasadas las diez de la mañana hubo que cortar el tráfico en una línea férrea que Adif tiene en la zona, aunque al parecer se utiliza sólo esporádicamente y sólo para hacer algunas maniobras con los trenes.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios