El partido del Betis | Análisis Un Betis sin rastro de mano de entrenador

  • Pésima imagen de los de Rubi, con la libreta en blanco

Borja Iglesias, en un lance ante Aridane. Borja Iglesias, en un lance ante Aridane.

Borja Iglesias, en un lance ante Aridane. / Jesús Diges / Efe (Pamplona)

El Betis mostró en El Sadar, durante muchos momentos, síntomas muy preocupantes, ya que la mano del entrenador, Rubi, sigue sin notarse nada. Mucho toque de un lado hacia otro –por momentos recordó al estéril de antaño–, pero casi nulo en ataque, sin apenas generar peligro salvo algún chispazo de Fekir o alguna subida al ataque de un Canales que en la banda se le ve muy incómodo, y sufriendo atrás con un salvador Joel.

Así, esta vez once contra once –ya sin excusas arbitrales– Osasuna fue mejor que un cuadro verdiblanco sin ideas, con falta de intensidad en muchas fases del partido, sin saber qué quiere hacer con la pelota (si tenerla, buscar la contra...), superado en la mayoría de lances por su rival... En general, un Betis pobre, muy pobre.

La pizarra del Betis. La pizarra del Betis.

La pizarra del Betis. / Dpto. de Infografía (Sevilla)

El cuadro de Heliópolis saltó al campo con la intención de tener la pelota, con un 4-4-2 en estático que variaba con el balón controlado, ya que Canales y Juanmi se metían hacia dentro para dejar todo el carril a los laterales, pero esto apenas se vio en la primera parte, donde el Betis sólo existió en alguna acción de calidad del 8 bético. Así, Osasuna, con el paso de los minutos, se hizo dueño y señor del encuentro, y no marcó por el acierto de Joel y un Chimy Ávila negado ante el gol. Como prueba, una acción de balón parado al borde del área de Osasuna, a favor del Betis, acabó en una contra de ¡seis rojillos contra dos verdiblancos! que no acabó en gol por Joel. Cierto es que replicó el Betis por medio de Juanmi, en los alocados últimos cinco minutos del primer tiempo, mal en la ejecución.

En el segundo tiempo, sólo existió algo el Betis con la profundidad de Álex Moreno y algún intento de Fekir y Canales. Osasuna, por las bandas y con la movilidad de Chimy Ávila a la espalda de la zaga bética, rozó el gol en varias ocasiones.

Defensa

Los laterales del Betis, por su perfil, volvieron a demostrar que atrás apenas tienen aptitud defensiva. En los centrales, sólo Bartra destacó algo por delante de Mandi en la batalla con el Chimy Ávila.

Ataque

Muy poco peligro bético.

Virtudes

El buen partido de Joel.

Talón de aquiles

Equipo sin ideas, sin plan B...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios