Real Betis El Sadar, estadio con leyendas

  • Osasuna acumula 27 partidos de Liga sin conocer la derrota en casa

  • El Betis sí ganó en su última visita en 2016

Rubi dialoga con sus jugadores antes del entrenamiento. Rubi dialoga con sus jugadores antes del entrenamiento.

Rubi dialoga con sus jugadores antes del entrenamiento. / Juan Carlos Vázquez

Regresa el Betis mañana a El Sadar, tres años después de su última y triunfal visita, un escenario que conserva la simbología del fútbol de antes y que, además, cuenta con historias recientes que enlazan a rojillos y verdiblancos, aunque no todas de gratificante recuerdo.

Desde capítulos solidarios, como aquella imagen de N’Diaye sacando a un joven aficionado de Osasuna del campo tras caerse una grada, a otros escabrosos, como esa presunta compra del partido de 2014 que aún se encuentra bajo investigación, pasando por esa última victoria verdiblanca en el campo rojillo, aunque apenas sirviera para que Gustavo Poyet, entonces entrenador bético, alargase unas semanas su estancia en el Betis.

Pero también Osasuna mantiene un vínculo especial con su estadio. 27 encuentros de Liga consecutivos acumula el conjunto navarro sin perder en El Sadar, concretamente desde la jornada trigésima tercera de la temporada 2017-18. La pasada campaña, los de Jagoba Arrasate ascendieron gracias a su fortaleza como locales, donde lograron 19 victorias y dos empates durante la competición.

En este comienzo del campeonato, Osasuna ha sumado dos igualadas en su estadio ante el Eibar (0-0) y el Barcelona (2-2), en dos encuentros en los que incluso acumuló méritos para haberse llevado los tres puntos. 538 días sin conocer la derrota como local que reflejan ese espíritu competitivo del equipo rojillo, al que el Betis tendrá que hacer frente para poder regresar con tres puntos que de nuevo devuelvan cierta calma al entorno del equipo.

Nueve triunfos han cosechado los heliopolitanos en sus 27 visitas a Osasuna en la máxima categoría, una rivalidad histórica que tuvo su primer duelo en febrero de 1936 y que vivió su último enfrentamiento en 2016, en esa mencionada victoria del Betis de Poyet.

Mucho han cambiado las circunstancias de cada equipo desde entonces, aunque el conjunto de Rubi llegue a Pamplona casi tan necesitado de puntos como aquel que dirigió el entrenador uruguayo. Aquel día el Betis se impuso por 1-2, después de que Joaquín, uno de los dos supervivientes de esa cita, adelantase a los verdiblancos, Roberto Torres estableciese la igualada y Felipe Gutiérrez, en el último suspiro y en colaboración con el meta Nauzet, lograse el tanto definitivo.

Adán, en la portería; Piccini, Mandi –el otro que repite presencia–, Pezzella y Álex Martínez, en la zaga; Petros, Felipe Gutiérrez y Jonas Martin, en la medular; y Joaquín, Cejudo y Sanabria en el tridente de ataque, fue el once que presentó Poyet, que luego introdujo a Brasanac –hoy en el equipo rival–, Álex Alegría y Rubén Castro, pero que dejó a Dani Ceballos en el banquillo y sin minutos.

Felipe Gutiérrez celebra el gol del último triunfo del Betis en El Sadar. Felipe Gutiérrez celebra el gol del último triunfo del Betis en El Sadar.

Felipe Gutiérrez celebra el gol del último triunfo del Betis en El Sadar. / Efe

El Betis de hoy comparece con objetivos bien distintos, tras la elevada inversión realizada en las tres últimas temporadas y que han colocado sus aspiraciones apuntando a Europa, mientras que su rival, recién ascendido, pretende evitar los apuros para sellar la permanencia.

Eso sí, el duelo se parecerá a los que siempre se disputan en El Sadar, con esos ingredientes de partido norteño –por más que se espere una buena climatología para esa noche– que obligan a ponerse el mono de trabajo y a meter la pierna en cada disputa.

Tras cuatro jornadas disputadas, el Betis sólo ha realizado una salida, con un duro varapalo en el Camp Nou (5-2), por lo que Rubi pretende cambiar la imagen del equipo para acercarse a lo necesario para obtener rédito, lo que pasa por una mejora tanto en la fase defensiva como en la ofensiva para que su Betis escriba otro capítulo de su historia en El Sadar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios