Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Betis El caso de William Carvalho

  • La suspensión de la Eurocopa deja al portugués sin el mejor escaparate y a la espera de reanudar la Liga

William Carvalho, en un entrenamiento. William Carvalho, en un entrenamiento.

William Carvalho, en un entrenamiento. / José Ángel García

Sobre el nombre de William Carvalho girará buena parte del verano del Betis. El portugués, con una de las fichas más altas de la plantilla, aparece en los planes del club como una de las posibles salidas para el próximo año, aunque la suspensión de la Eurocopa y su ubicación en el verano de 2021 ha dejado al luso sin el mejor escaparate posible.

Indiscutible en los planes de Fernando Santos, seleccionador portugués, cada vez que ha estado en condiciones físicas, William Carvalho se había marcado el reto de finalizar a tope la temporada para llegar en una buena forma a la cita de selecciones, donde precisamente Portugal defendía el título logrado hace cuatro años. Su paso por el quirófano el pasado mes de octubre lo ha dejado fuera de los terrenos de juego buena parte de esta campaña, por lo que su valor en el mercado ha descendido.

Las webs especializadas tasan al centrocampista en torno a los 20 millones de euros, una cantidad inferior a la de la pasada temporada cuando incluso llegó alcanzar los 30. Incluso el Betis solicitó el pasado verano una cantidad superior a aquellos clubes que sondearon la situación de William, que también estaba dispuesto a abandonar la nave verdiblanca tras su primera temporada en el club.

El Betis posee un 75% de los derechos del portugués, por los que pagó 16 millones de euros, más otros cuatro en variables, en el verano de 2018, cuando William se declaró en rebeldía en el Sporting de Portugal, lo que facilitó la posterior negociación entre los clubes. De esta forma, al conjunto lisboeta le correspondería un 25% de un futuro traspaso del luso, de ahí que el Betis solicite una alta cantidad para generar plusvalía. Eso sí, los verdiblancos se reservaron la posibilidad de adquirir un 20% más del jugador a cambio de 10 millones de euros durante la vigencia del contrato del futbolista.

Además, en caso de que los verdiblancos se clasificasen para jugar la UEFA Champions League, estarían obligados a adquirir un 10% de ese 25% que mantiene el club portugués por cinco millones de euros, al margen de las comisiones que generó esa operación que acabó fijando la cláusula de rescisión del luso en 120 millones de euros.

La presencia de William en la selección portuguesa, una de las mejores del continente, hubiera significado una revalorización e incluso contar con la posibilidad de que una buena actuación en el torneo supusiera disparar su valor en el mercado.

Una vez cerrada esta opción, en el Betis se confía en que la reanudación de la competición, el único escenario que se plantea en el club como dejó claro el director general, Federico Martínez Feria, permita recuperar el valor de William en un mercado que, ahora mismo, presenta numerosas incertidumbres económicas.

Tras la lesión sufrida a comienzos de temporada, al portugués le estaba costando recuperar su nivel e incluso se había quedado fuera de la convocatoria en los últimos encuentros previos a la suspensión del campeonato. Su propia fisonomía, también cambiada por el trabajo realizado durante el invierno, lo convierte en un jugador que tarda en alcanzar su pico de forma, una cuestión que se confiaba en que lograse en la recta final de la temporada.

William ha disputado nueve encuentros de LaLiga, seis de ellos antes de su paso por el quirófano, y tres desde su reaparición en febrero, aunque sin mostrar su mejor nivel. Su ausencia, además, coincidió con los problemas que ha tenido el Betis en la posición de pivote, en la que Rubi ha improvisado con Bartra o Édgar durante la temporada, y en la que Guido Rodríguez llegó en enero como refuerzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios