Levante-Betis, resultado Que este suplicio acabe cuanto antes (4-2)

  • El Betis tira de orgullo para maquillar el 4-0 que reflejaba el marcador a la hora de partido

  • La buena puesta en escena se desmorona tras el 1-0 de Mayoral

  • Desastre defensivo en las transiciones del Levante

Álex Moreno lucha con Campaña por el balón. Álex Moreno lucha con Campaña por el balón.

Álex Moreno lucha con Campaña por el balón. / Manuel Lorenzo / Efe

El Betis pide a voces el final de la temporada. Si el club en general se siente más cómodo cuando la pelota está lejos del césped, en el vestuario también ha calado ese mensaje que se desprende de la planta noble. Ni el cambio de entrenador, con Alexis Trujillo intentando lavar la cara de una desastrosa planificación, ha variado las sensaciones. Y, al menos, el orgullo de jugadores como Canales permitió que el Betis no se fuera de La Nucía con un bochorno mayor que se llegó a temer con ese 4-0 a la hora de partido.

El Betis es un desastre defensivo. Ni el intento de Alexis de mejorar esa faceta con el cambio a un sistema de tres centrales y dos carrileros ha servido para acabar con los hábitos de un equipo amanerado desde hace demasiado tiempo. 61 goles encajados en la temporada 2017-18, 52 en la pasada y otros tantos que ya acumula en ésta son demasiados para un equipo que dice aspirar a Europa.

Vídeo: Resumen del Levante-Betis

Ni la buena puesta en escena sirvió para obtener rédito como visitante, otro lunar que arrastra el Betis en su debe. Sólo una victoria ha sumado el equipo lejos de Heliópolis en esta campaña, un reflejo de esa falta de carácter competitivo. Con cinco cambios en el once con respecto al pasado jueves, los verdiblancos dominaron el balón e intentaron realizar una presión alta cuando perdían el mismo. Se habían podido adelantar los verdiblancos en el 16’, en una buena combinación entre Bartra, Loren y Canales, pero el disparo de éste fue repelido por Aitor, portero con grandes reflejos.

Pero este equipo tiene un serio problema con las transiciones de sus rivales. Si ya Campaña había avisado al desarbolar con facilidad a Guido Rodríguez para plantarse en el área bética, todo se agravaría a los 21 minutos.Una mala acción defensiva de Bartra, muy blando en el cruce ante Mayoral y sin ayudas del resto de integrantes de la zaga, permitió que el delantero penetrase en el área para enganchar un zurdazo que se coló por debajo de Joel Robles.

Aunque los verdiblancos quisieron continuar con su fútbol, el mismo ya carecía de la fe inicial. Dos disparos de un desacertado Fekir contabilizó el Betis hasta que de nuevo otro error atrás le hizo encajar el segundo. Mayoral bajó el balón en la medular y se lo cedió a Rochina, que envió un pase cruzado hacia Bardhi, que entraba por la izquierda. Apenas un amago le bastó al bosnio para ganarle los metros suficientes a Bartra, otra vez señalado, y disparar con la zurda cruzado para celebrar el segundo de la tarde.

Quiso reaccionar Alexis con celeridad e introdujo un doble cambio al descanso, pero de nuevo el arranque fue un espejismo. Si Fekir disparó de nuevo al pie de Aitor y a Juanmi se le anuló un gol por fuera de juego, el enésimo despiste de la zaga acabaría con las esperanzas béticas.

La pésima coordinación entre los tres centrales acabó con Morales ante Joel Robles, después de que Campaña le filtrase un excelente pase interior. El capitán granota dribló al portero y remachó a la red el que sería el tercer tanto local.

No le hizo falta mucho más al Levante para anotar el cuarto. Casi contabilizando cada llegada con un gol, otra penetración por la banda izquierda, ya con Tello como lateral diestro, finalizó con un centro de Clerc al corazón del área donde Rochina aguardaba para, a la segunda, poner el 4-0.

Con media hora por delante y con el Betis abatido, una goleada peor que la de la pasada temporada, cuando los heliopolitanos también encajaron cuatro tantos, parecía cuestión de tiempo. Paco López, con el partido controlado, removió su banquillo para introducir a Roger, Sergio León y Hernani y eso acabaría con la efectividad granota.

Con el partido haciéndose demasiado largo a ambos equipos apareció el carácter de Canales. Es el mejor hombre del Betis en esta paupérrima temporada y el cántabro continuó acumulando galones. Un gran desmarque suyo y un posterior mejor control al pase en largo de Feddal le permitió acortar distancias y que, al menos, el Betis se metiera en el encuentro a falta de 20 minutos. Ese coraje exhibido por el cántabro se contagió a sus compañeros, que se lanzaron a por otro gol mientras el Levante desaprovechaba los espacios que le concedía la zaga bética. Así llegaría el gol de Juanmi, que demostró su olfato para arrebatarle el balón a Aitor tras una mala acción técnica al detener un remate de Feddal.

Con el tanto del malagueño, el Betis maquillaba lo que había sido otro mediodía para olvidar. Con 37 puntos después de 32 jornadas de Liga, los heliopolitanos se encuentran muy lejos de su objetivo inicial y sólo los deméritos de Mallorca, Leganés y Espanyol le permiten afrontar sin agobios este final de una temporada que ya fue tildada de fracaso por el presidente cuando aún faltaban ochos jornadas para acabar. Quizá ése era el mensaje de los dirigentes, que finalice ya este suplicio en el que se mete el Betis de Haro y Catalán cada vez que la pelota echa a rodar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios