Nutrición y Bienestar

¿Cuál es el límite de bebidas energéticas que puedes tomar hasta poner en riesgo tu salud?

¿Cuál es el límite de bebidas energéticas que puedes tomar hasta poner en riesgo tu salud?

¿Cuál es el límite de bebidas energéticas que puedes tomar hasta poner en riesgo tu salud? / pexels

El consumo de bebidas energéticas es un clásico para aguantar el ritmo del día a día. Hay quienes incluso prefieren sustituir el café por este tipo de estimulantes; otros, no esconden ser adictos a su sabor y  efecto y lo incorporan hasta en las copas con amigos. Buscamos soluciones para tirar más, para rendir, para satisfacer a todos y todo lo que nos reclama. y el caso es que una lata puntual no tendría que suponer mayores problemas. Sin embargo, el consumo se está haciendo habitual y, lo que es más preocupante, llega hasta niños y adolescentes. En este sentido, los expertos están cada vez más preocupados de que el coctel de ingredientes que contienen puedan tener riesgos involuntarios para la salud. Pero, ¿cuál es el límite hasta que ponemos en riesgo nuestra salud?

La mayoría de las bebidas energéticas están compuestas de ingredientes similares: agua, azúcar, cafeína, ciertas vitaminas, minerales y estimulantes no nutritivos incluidos la guaraná, taurina y el ginseng. Como referencia: el café tiene como 100 mg de cafeína por taza. Las bebidas energéticas pueden tener entre 100 a 250 mg de cafeína por porción. Además de contener mucha cafeína, también contienen estimulantes que  cuando se consumen en dosis altas de manera repetida,o junto con cafeína, pueden causar daños graves para la salud.

De hecho, un estudio publicado en el Journal of American Heart Association encontró que las bebidas energéticas con cafeína alteraban la actividad eléctrica del corazón y aumentaban la presión arterial. Por ello, para ciertos grupos, podría ser potencialmente peligroso, como para los menores de 18 años, las mujeres embarazadas, las personas que tienen sensibilidad a la cafeína, las personas que no consumen cafeína regularmente y las personas que toman ciertos medicamentos.

Esta misma investigación afirma que "las bebidas energéticas no solo han demostrado aumentar los niveles de estrés, aumentar el ritmo cardíaco, aumentar la presión arterial, sino que también se ha demostrado que hacen que la sangre sea un poco más espesa''. 

Para que nos hagamos una idea, si una bebida energética tiene entre 80 y 160 miligramos y puede llegar a los 400, por comparación un espresso estaría en los 70 miligramos. Es decir una lata equivale al menos a dos espressos. Además, las latas grandes llegan a tener 54 gramos de azúcar, otro de los ingredientes más nocivos para nuestra salud.  La recomendación de la Organización Mundial de la Salud es no pasar de los 25 gramos al día, por lo que su contenido dobla la recomendación.

¿Cuántas puedo tomar sin poner en riesgo mi salud?

En este sentido, el consumo de solo una bebida energética con alto contenido de cafeína puede causar un aumento peligroso en la presión arterial y un aumento en los niveles de la hormona del estrés solo 30 minutos después de consumirla. La recomendación, por tanto, según los expertos es tomarlas con moderación para que sean seguras y, en ningún caso, más de dos latas grande o tres pequeñas cada día. Todo ello teniendo en cuenta que no padecemos ninguna patología cardíaca o las excepciones que ya hemos mencionado anteriormente.

Los fabricantes, en cambio, aseguran que según apuntaba la EFSA en 2015 en Scientific Opinion, un adulto sano (excepto mujeres embarazadas) puede consumir hasta 400 miligramos de cafeína al día de forma segura, el equivalente a 5 latas de bebida energética de 250 mililitros, siempre que las latas tengan el contenido medio de este componente y no estén entre las que lo tienen mucho más elevado.

Teniendo en cuenta toda esta información, es importante valorar que si somos de los que necesitamos una ayuda para mantenernos despiertos o activos, existen otras opciones con menos riesgos para la salud, como el café . Como hemos visto, la cantidad de cafeína es similar en ambos tipos de bebida, con la ventaja de que no tiene ingredientes de los que no sabemos como actúan en el organismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios