pacientes

Las personas que padecen psoriasis también ven afectada su vida sexual

  • Más allá de los casos con brotes en la zona genital, se trata sobre todo de problemas de comunicación y autoestima con un grave impacto en la calidad de vida de los pacientes

Muchos pacientes temen mostrarse a sus parejas de una manera natural. Muchos pacientes temen mostrarse a sus parejas de una manera natural.

Muchos pacientes temen mostrarse a sus parejas de una manera natural. / garcía vivas

Comentarios 1

La Medicina avanza y los tratamientos ya no sólo buscan curar la enfermedad, sino sobre todo mejorar la calidad de vida del paciente, más aún en las enfermedades crónicas. Sin embargo, un aspecto al que no se le había prestado demasiada atención hasta ahora era a la sexualidad. Ejemplo de ello fue la el speed dating que la asociación de pacientes Acción Psoriasis realizó, con la colaboración de Novartis, en el que expertos de diferentes áreas escucharon las dudas y realidades de pacientes con psoriasis respecto a su calidad de vida. Una cita que puso de manifiesto que la sexualidad es una de las áreas que más se ve afectada. "La psoriasis provoca problemas en la esfera sexual en casi la mitad de los pacientes, independientemente de dónde se localice la enfermedad", según expone Antonio Manfredi, delegado de Acción Psoriasis en Andalucía.

En concreto, según estudio publicado en el Journal of American Academy of Dermatology el 80% experimenta picor; el 40% siente dolor en las relaciones sexuales y el 32% reconoce que empeora tras el coito.

Independientemente de dónde se localicen las placas, un 50% ve afectada su vida sexual

Así, el experto insiste en que si bien es cierto que "en algunos casos, tener psoriasis en las zonas íntimas es el handicap para tener relaciones sexuales", la realidad es que "es la propia enfermedad, con independencia de su localización, la que impacta en la autoestima de la persona y en la forma de relacionarse con los demás, también en el ámbito sexual".

Pese a ello la realidad es que sigue siendo "un tema del que cuesta hablar", no solo con el profesional, sino sobre todo con la pareja. "Muchísimos paciente expresan sus miedos a exponerse ante sus parejas" o bien "temen afrontar una nueva relación" y mostrar la psoriasis a esa nueva persona.

Respecto a los casos en los que los brotes de psoriasis se dan precisamente en la zona genital, Cristina Villegas, jefa de Dermatología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, aporta que se trata de "psoriasis inversa, también conocida como flexural o intertriginosa, una forma poco frecuente de psoriasis, que se da entre un 3% y un 7% de los pacientes". Se caracteriza porque "se originan placas eritematosas, de superficie húmeda y brillante, que pueden confundirse con otras enfermedades, por lo que el diagnóstico y tratamiento adecuado a veces son más tardíos".

La experta insiste en que aunque inicialmente pueda parecer una barrera para las relaciones sexuales "los pacientes con este tipo de psoriasis pueden tener una vida sexual totalmente normal, realizando el tratamiento prescrito por su dermatólogo en las fases agudas de la enfermedad, y manteniendo durante la fase crónica o de remisión unas sencillas recomendaciones".

De esta forma aporta algunas ideas como "utilizar para la higiene íntima productos de limpieza suaves, con Ph ácido, y secar cuidadosamente la zona, para evitar la humedad", así como "usar cremas emolientes, o cremas 'barrera' de forma habitual después de la ducha, para preservar el área genital en condiciones de hidratación óptimas".

Por último, la especialista recuerda que "es importante que los pacientes y sus parejas, tengan muy claro que no es una enfermedad contagiosa, y por tanto no deben tener ninguna preocupación concreta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios