El Palquillo

Así suena una banda de más de 400 músicos acompañando a Santiago en Castilleja de la Cuesta

Bandas de Ciudad Real, Albacete o Huelva estuvieron presentes en la procesión // Marcos Trianero

El poder de las artes suele ser imparable y remueve conciencias, modela sociedades y crea identidades culturales. La música es una de esas artes, virtudes, que une a las personas, aunque la polarización general de nuestros tiempos también afecte a nuestro género. La música procesional es un valor en alza y forma parte incuestionable del modo de comprender y manifestar la piedad popular. A través de la música se reza, correcto, pero también se disfruta, se es feliz. Y qué regalo. 

Los músicos que formaron parte de esta procesión Los músicos que formaron parte de esta procesión

Los músicos que formaron parte de esta procesión

Pues el pasado día 25, en pleno verano -cuando la lógica nos invita a pensar en nuestros litorales- y procedentes de diferentes partes de España, más de 400 personas se dieron cita en Castilleja de la Cuesta para, simplemente, interpretar música. ¿El motivo? Ni más ni menos que la procesión de Santiago, titular de la hermandad homónima, y el XV aniversario de la banda de cornetas y tambores Santísimo Cristo de los Remedios, perteneciente a la citada hermandad. Una formación musical que es historia viva de su género: fundada en 1979 -aunque se refunda en 2008- a la par que otras bandas como Las Cigarreras, llegó acompañar en la Semana Santa sevillana al Cristo de la Sed, al misterio de las Penas de la Estrella o a la Piedad del Baratillo. Ahí es nada. 

El cortejo discurriendo por el entorno de la Plaza de Castilleja El cortejo discurriendo por el entorno de la Plaza de Castilleja

El cortejo discurriendo por el entorno de la Plaza de Castilleja

Y las formaciones musicales, que a la hora de la verdad siempre responden y ofrecen todo su apoyo para este tipo de iniciativas, atendieron la invitación y las previsiones se desbordaron. Santiago Apóstol procesionó por las calles de Castilleja, como es tradición, acompañado por casi medio millar de músicos que, al unísono, interpretaron himnos de la Semana Santa contemporánea, como Réquiem, Amor de Madre y otros clásicos. 

En total, 29 bandas con sus respectivos banderines -se formaron hasta cuatro filas- estuvieron representadas en esta procesión, que comenzó en torno a las nueve de la noche y terminó cercana la una y media de la madrugada. Cigarreras, el Sol, Encarnación de San Benito, Redención, Presentación al Pueblo, Centuria… Son solo algunos nombres que no quisieron perderse este evento multitudinario. 

Algunos de los banderines representativos de las formaciones Algunos de los banderines representativos de las formaciones

Algunos de los banderines representativos de las formaciones

Pero la invitación trascendía las fronteras de nuestra provincia e incluso nuestra comunidad. En la procesión comparecieron músicos del Rosario de Cádiz, Santa Bárbara (La Línea de la Concepción), Salud y Esperanza (Huelva), Jesús Rescatado de Almodóvar del Campo, o el Caído y la Fuensanta de Córdoba, así como la Virgen de los Llanos de Albacete. Resultaba imponente ver desfilar a todos estos músicos, con sus respectivos uniformes, por las calles de la localidad, teñidas de rojo y blanco por las fiestas a Santiago. Y todos ellos unidos -sonoridad extraordinaria, figúrense- por el poder de la música procesional, que abarca todos los rincones de nuestro país. Ya es hora de que se valore como merece. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios