Los templos laicos

Un bar Entrevarales y costales

  • Pepe Cuaresma regenta un bar cofradiero en la calle San Felipe, junto a la iglesia de Santa Catalina

Apellidarse Cuaresma en una ciudad como Sevilla parece ser más un guiño del destino que un simple apellido. Para José Román Cuaresma, más conocido como Pepe Cuaresma, es un motivo de orgullo. "Es un apellido portugués que se escribía con qu, pero al llegar a España pasó a ser con ce", explica.

Pepe es el fundador del Bar Entrevarales, que está en el número 11 de la calle San Felipe, junto a la iglesia de Santa Catalina. Aunque más que entre varales, pasa las horas entre costales. "Tengo una colección de costales de costaleros retirados de la cuadrilla del Señor de la Sentencia". Él fue en los años 70 uno de los fundadores de la cuadrilla de hermanos de este paso macareno y, poco antes, también de la de la Hermandad de la Vera Cruz, donde debutó con 14 años en 1975. Entre ambas cofradías ha pasado sus años en activo en las trabajaderas. Ahora, su local está impregnado de ellas a través de bocetos, cascos de armaos o fotos, que hasta sirven de mantel en las mesas. O de orientación para distinguir el servicio masculino del femenino.

En el plano gastronómico, Entrevarales mantiene las tradiciones cuaresmales en su carta de platos: espinacas con garbanzos, pavías y taquitos de bacalao o torrijas. Y los fines de semana, garbanzos con bacalao. "Aquí estoy en mi salsa", sentencia, nunca mejor dicho, Pepe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios