Sevilla

Alcosa sigue en pie de milagro

  • Los defectos de cimentación de los edificios sólo se corrigen en 15 de los 180 bloques durante los últimos 30 años · Los vecinos piden un proyecto global de obras que priorice las zonas con más riesgo

Comentarios 10

El hundimiento del suelo de una farmacia en 2007 con seis heridos fue sólo la punta del iceberg de un problema que comparten los 180 bloques (de cuatro, ocho y doce plantas) del barrio que levantó en 1970 la constructora privada Alfredo Corral S.A. que le dio nombre a la zona. Los vecinos del Parque Alcosa llevan 30 años padeciendo los rigores de vivir en edificios de materiales débiles que se han deteriorado a pasos galopantes porque todos se levantaron sobre un suelo de arcillas expansivas en constante movimiento (se retrae en época de sequía y se hincha y llena de agua cuando llueve), cuyo efecto más grave es que daña los cimientos.

La buena noticia es que hay solución a estos problemas: una rehabilitación integral que refuerce definitivamente el suelo y corrija lo más grave, el mal de los cimientos. Sin embargo en tres décadas sólo se han salvado así nueve edificios (Plaza del Rey Aurelio, 2004), y en los próximos meses se actuará en seis en la plaza de Bib Rambla. En suma, 15 edificios que se han rehabilitado o se van a rehabilitar, igual a menos del 10% de los bloques, pese al riesgo de más hundimientos. Los vecinos beneficiados pagan un 20% del gasto, el Ayuntamiento otro 20% y el 60% la Empresa Pública de Suelo de la Junta (EPSA).

El alto coste que exigen las obras de cimentación de todo un barrio y que Alcosa sea una promoción privada ha llevado a las administraciones a evitar durante décadas una inversión pública decidida para intervenir de urgencia en esta zona del extrarradio. Salvo la plaza de Rey Aurelio, las ayudas concedidas desde 2003 para rehabilitar han sido "singulares", esto es, ajenas a la reforma de los cimientos, pese a que oficialmente el barrio se declaró Barriada de Rehabilitación Integral.

En los años 80, algunos vecinos intentaron acabar con los problemas de cimentación, que ya empezaban a dar la cara, con denuncias judiciales contra la constructora Corral. Desde 1983, los juzgados sevillanos dictan sentencias que condenan a la empresa a realizar obras y a indemnizar a los afectados con cantidades desde las 250.000 pesetas de entonces hasta el millón. Pero esta vía fue reducida por el limitado poder adquisitivo de los habitantes de Alcosa, un barrio de tradición obrera.

En 1995, los vecinos reclamaron ayuda al Colegio de Arquitectos de Sevilla, que encargó un informe al arquitecto Emilio Yanes sobre los problemas de los edificios de algunas plazas. A raíz de aquel informe, el Ayuntamiento parecía que iba a comprometerse con la reforma de todo el barrio, pero finalmente se echó atrás.

El propio Yanes cuenta, en declaraciones a este periódico, que en aquellos años vivió cómo los vecinos "se jugaban la vida" por salvar sus edificios metiéndose en las cámaras sanitarias inundadas para sacar el fango y los residuos que se colaban por la rotura de las redes de saneamiento y las grietas del acerado. Muchas comunidades hicieron estas obras y pasaron los años sin aparentes consecuencias.

En 2007, sin embargo, se hundió la farmacia de la avenida de Chivas dejando seis heridos. Viendo que la Administración seguía sin redactar un proyecto de rehabilitación a fondo de todo el barrio, en 2008 la Federación de Entidades de Alcosa (FEA) promovió al margen de los poderes públicos una comisión vecinal para la rehabilitación y llegó a inspeccionar visualmente unos 70 bloques de los que logró la firma de sus vecinos para exigir una rehabilitación. La comisión exige que la Administración intervenga con un proyecto global para todo el barrio -en lugar de esperar a que cada plaza lo pida con el acuerdo de la mitad más uno-, que cumpla el Plan de Vivienda 2008-2012 creando una oficina de rehabilitación que priorice las zonas con mayor a menor riesgo y que estudie el nivel de ingresos del barrio y eleve al 2,5 Iprem el requisito para aportar sólo un 5% del coste de la obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios