Sevilla

La Cabalgata de palabras de Pascual González

  • El artista de la Calzada presenta en el Ateneo el segundo volumen de La Trastienda Hispalense

El presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero, junto al autor Pascual González y al prologuista Diego Ramos. El presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero, junto al autor Pascual González y al prologuista Diego Ramos.

El presidente del Ateneo, Alberto Máximo Pérez Calero, junto al autor Pascual González y al prologuista Diego Ramos. / M. G.

Es tan sevillano que antes de llegar al Ateneo para presentar el segundo volumen de La Trastienda Hispalense, Pascual González (Sevilla, 1950) se paraba a ver los belenes de Pichardo en la calle Lasso de la Vega. Sevilla da para veinte Trastiendas. Pues Pascual ya lleva dos. La primera la presentó hace cuatro años en el palacio de los Marqueses de La Algaba. El cambio es enorme. Entonces, recién resucitado de un cáncer de laringe, permaneció muda ante la audiencia esa voz que ha llegado a los cuatro puntos cardinales de las sevillanas. Dejó que otros lo presentaran, Harpo por imperativo médico. Ya le advirtieron entonces cuando le iban a intervenir que le tendrían que quitar la garganta “y les dije que a mí la garganta no me la quitaba ni la Quinta Bandera de la Legión”. Ahora no habla con la garganta, sino con la lengua apoyado con el dedo como compás.

El pregonero que se perdió Sevilla, el sevillano que se ganó, vuelve a sumergirse en historias de la ciudad que no vienen en las guías turísticas ni las visitas teatralizadas. “Sevilla es una ciudad que aunque la persigamos nos morimos sin conocerla”. Arropó la presentación de La Trastienda Hispalense (Mares de Sevilla) con un vídeo realizado por Juan Naya con imágenes que ahora están totalmente prohibidas por la autoridad sanitaria y el sentido común: una procesión del Cachorro, el paseo de caballos por el real de la Feria, una tarde de toros. Escenas que parecen pertenecer a una época anterior a este periodo para el que todavía no existe nombre. Introdujo el acto Alberto Máximo Pérez Calero, presidente del Ateneo, después de despejar el Ateneo de los alimentos generados por una Cabalgata virtual que será real y muy presencial en sus resultados solidarios. En primera fila, Juan Carlos Cabrera, delegado de Movilidad y Seguridad y socio ateneísta. El prólogo lo escribe Diego Ramos, director del Cecop, aunque ahora estén excluidas las aglomeraciones.

El vídeo empieza con Pascual González entrando en al bar Ajo Blanco, de la calle Alhóndiga. Carteles de Miles Davis, Johnny Winter, Antonio Smash. Palabras que suenan como contraseña para entrar en la trastienda de la ciudad: cucaña, simpecado, carráncano, seises. Un viaje lúdico y espiritual por las tres virtudes teologales: Fe, la que adorna el Giraldillo sobre el antiguo alminar; Esperanza, tanto Macarena como de Triana; y Caridad, con el legado de Miguel Mañara. En el patio de butacas del Ateneo, Juan Luis Calceteiro, Juani, cómplice de Pascual en Cantores de Hispalis desde hace 45 años. El 5 de enero de 2021 no saldrán las carrozas a las calles de Sevilla, pero el pregonero de la Ilusión de 2020 regala a los sevillanos y foráneos una Cabalgata de palabras, guía de rincones, secretos y misterios por la ciudad que amadrinó la primera vuelta al mundo y que no acaba de entenderse del todo de tanto darle vueltas a sí misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios