Sevilla

Cae parte de la banda del BMW tras un golpe en el Alcampo de Sevilla Este

  • La Policía detiene a dos de los integrantes del grupo de ladrones más activo de la provincia tras asaltar una tienda de telefonía móvil

  • Otros dos delincuentes se fugaron

Dos miembros de la banda del BMW fueron detenidos la semana pasada tras un robo con fuerza en una tienda de telefonía móvil del centro comercial Alcampo de Sevilla Este. Otros dos integrantes del clan lograron huir a bordo de un BMW robado. La Policía recuperó un saco lleno de teléfonos móviles y también una maza con la que rompieron el escaparate de la tienda. Antes, habían empotrado el vehículo contra la puerta del centro comercial para acceder al interior, un modus operandi que han seguido en infinidad de ocasiones en los últimos años. Así intentaron robar hace ahora un año en otro centro comercial, el Metromar de Mairena del Aljarafe, pero fueron sorprendidos por los vigilantes de seguridad del recinto.

Uno de los detenidos es de las Tres Mil Viviendas y el otro de Dos Hermanas. Han sido detenidos en numerosas ocasiones, pero puestos en libertad por los jueces con regularidad, de ahí que la actividad de esta banda apenas haya cesado en los últimos años. Incluso los miembros han podido ir cambiando, pero siempre se han juntado al menos cuatro delincuentes para robar un BMW, primero, y para empotrarlo contra algún comercio, después. A esta organización se le atribuyen robos en más de un centenar de tiendas de la provincia de Sevilla. También han operado con frecuencia en las provincias de Córdoba, Huelva y Cádiz. Algunas noches han llegado a perpetrar hasta tres robos en negocios de localidades tan distantes como Arahal, Mairena y Chipiona.

Las tiendas preferidas por esta banda son las de telefonía móvil y los estancos. En los últimos meses también se han especializado en asaltar ópticas, en busca de gafas de sol de marca. Roban cualquier producto que puedan revender después con facilidad. También cuentan con un miembro experto en el robo de vehículos de la marca BMW, que utilizan para cometer los robos mediante el método del alunizaje y para huir luego con el coche robado. Si el vehículo es lo suficientemente nuevo, lo que hacen es llevarlo a Marruecos y revenderlo allí. Uno de los últimos robos de BMW más sonados ocurrió en un garaje de República Argentina, de donde se llevaron el pasado mes de septiembre un BMW X5 SUV recién comprado. Al día siguiente sustrajeron otro coche del mismo modelo que estaba aparcado en la calle en La Pañoleta.

Los delincuentes utilizan un sistema de clonado de llaves, con el que programan una llave en blanco con el código electrónico en el coche. Son capaces de robar un BMW de alta gama en cuestión de segundos. Una llave en blanco como la que utilizan puede adquirirse por 30 euros. Para ellos resulta mucho más difícil acceder al interior del coche que ponerlo en marcha. Por ello utilizan a veces inhibidores de frecuencia con los que anulan la señal de cierre de la llave, o bien tienen que recurrir a taladrar la cerradura de la puerta.

El clan ha sido desmantelado en varias ocasiones y sus integrantes han entrado y salido de la cárcel con regularidad. Los periodos de prisión han coincidido con un estancamiento de los robos con fuerza, pero cuando han salido de la cárcel estos delitos han repuntado. La última vez que fueron detenidos fue hace muy poco, a finales de octubre.

En aquella ocasión fueron detenidas diez personas. El robo en una tienda de telefonía de Chipiona puso a la Guardia Civil sobre la pista de esta organización. El instituto armado arrestó a diez delincuentes e imputó a otros siete en la llamada operación Cardiff, en la que también recuperó seis vehículos y multitud de efectos procedentes de los robos. Esta investigación permitió esclarecer hasta 25 delitos cometidos en las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla. Pese a la intensa actividad de esta banda, los robos con fuerza se mantuvieron en el primer semestre del año en los mismos niveles que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Hubo un ligero repunte del 0,4%. La explicación de este estancamiento es que la banda fue desmantelada de nuevo en marzo, y por fin el juez decidió enviar a los integrantes de esta organización a prisión preventiva.

En aquel momento se les pudieron imputar 24 robos con fuerza, si bien las Fuerzas de Seguridad sospechan que hayan cometido muchos más que no se puedan probar. Entre los comercios asaltados había, además de estancos, tiendas de telefonía y ópticas, perfumerías y una ferretería, de la que se llevaron varias motosierras y otras herramientas. Robaron en Alcalá de Guadaíra, Camas, Los Palacios, Utrera, Lebrija, Dos Hermanas, Mairena del Aljarafe, Valencina de la Concepción, Aznalcázar, Bormujos, Pilas, Arahal y Écija. Unos meses antes de esta detención, en diciembre de 2016, habían sido arrestados otra vez. Fue poco después del asalto al Metromar. Pero entonces, como casi siempre, volvieron a quedar en libertad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios