La crisis del Covid-19

Cocheros de Sevilla en riesgo de extinción

  • El centro de Sevilla se ha convertido en un gran aparcamiento de carruajes sin clientes: la mayoría cifra la bajada del negocio en un 80%

Un cochero aguarda en la parada de la Plaza Virgen de los Reyes a turistas.

Un cochero aguarda en la parada de la Plaza Virgen de los Reyes a turistas. / Juan Carlos Muñoz

Un cochero que aguarda a las diez de la mañana en la parada de la Plaza del Triunfo comenta medio aterrorizado a sus compañeros que el otro día montó en su coche a una pareja del Cerro del Águila. Tras el temor de esta anécdota está la amenaza que supone para este colectivo la presencia prácticamente testimonial de turistas, la verdadera clientela de este servicio.

Suelen mostrarse muy recelosos. Prefieren mantenerse en el anonimato, pero no pueden evitar responder cuando se les pregunta por su actual situación.  El gasto en comida, veterinarios, cuadra… oscila entre los 500 y los 600 euros mensuales, a lo que se le añade el pago de la cuota municipal al Ayuntamiento de Sevilla por 290 euros. ¿Cómo hacer frente a este coste si no hay trabajo? “ Con respecto al verano del año pasado, la clientela ha descendido hasta un 80%. De los cinco paseos diarios que daba he pasado a uno, y con suerte”, calcula otro cochero aparcado en el Parque de María Luisa.

Un compañero se queja de no poder trabajar en otra cosa si quiere mantener el caballo. “Esto necesita una atención permanente”. La crisis, no obstante, ha empujado a algunos cocheros sevillanos a reciclarse y cambiar de oficio. “La situación me ha hecho recurrir al mundo de la construcción. Tengo que dar de comer a mis hijos”, explica uno de ellos. Y otro le responde sin ocultar su desesperación: “Estamos a 20 del mes que más vendemos, agosto, y no hay ni un cliente. Las ventas han caído casi un 100%”, asegura.  El centro de Sevilla, la ciudad de los caballos, se ha convertido en un gran aparcamiento de carruajes sin clientes y  corre  el riesgo de perder uno de sus atractivos turísticos más emblemáticos. Los cocheros están convencidos de que, si el panorama no cambia en pocos meses, se extinguirán. Pero se resisten a tirar la toalla y han hecho algunas sugerencias al gobierno local.

Mantener el coche y el caballo cuesta unos 900 euros al mes, un gasto hoy inasumible

Según comentan a este periódico, la asociación de cocheros de caballos ha lanzado al Ayuntamiento de Sevilla una propuesta de ayudad para garantizar la seguridad y la permanencia de los cocheros de la ciudad, alegando que son, sin lugar a dudas, uno de los atractivos turísticos más importantes de Sevilla. Tras la concesión de fondos europeos para reactivar el turismo, este colectivo estaba esperanzado en recoger parte de ese dinero. Pero, de momento, no han obtenido una respuesta favorable por parte del gobierno local, un jarro de agua fría que hace que los cocheros estén en una situación crítica. En la Puerta de Jerez dos cocheros comentan sus casos particulares y desconfían de recibir apoyo público. De momento, un mes más, tirarán de la ayuda  por parte de la familia. La mañana se agota. La paciencia también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios