Sevilla

Críticas del pueblo gitano al Comisionado del Polígono Sur por su trato en la crisis del coronavirus

  • La asociación Aproideg asegura que pedir que entren los militares para controlar el confinamiento en las Tres Mil "fomenta el odio y masacra la imagen de todo el barrio"

  • Jaime Bretón apunta que quienes incumplen las normas son "una minoría numerosa", pero insiste en la necesidad de reforzar las medidas en determinadas zonas 

El Comisionado para el Polígono Sur, Jaime Bretón, en el barrio. El Comisionado para el Polígono Sur, Jaime Bretón, en el barrio.

El Comisionado para el Polígono Sur, Jaime Bretón, en el barrio. / Juan Carlos Vázquez

La asociación para el progreso y desarrollo del pueblo gitano (Aproideg) ha denunciado el trato que, en su opinión, está recibiendo la comunidad gitana por parte del Comisionado para el Polígono Sur en estos días, con motivo de la emergencia sanitaria por la crisis del coronavirus. En concreto, según Séfora Vargas, presidenta de dicha entidad sin ánimo de lucro, el hecho de que el responsable de esta oficina, Jaime Bretón, solicitase la presencia de la Unidad Militar de Emergencia (UME) en las Tres Mil Viviendas para obligar a cumplir las medidas decretadas "masacra la imagen de identidad de todo un barrio donde viven 30.000 personas".

Las declaraciones de Bretón, recogidas por la Agencia Efe, se referían la necesidad de poner fin a ceremonias religiosas como las que tuvieron lugar hace unos días, en pleno periodo de confinamiento, donde decenas de personas incumplieron las medidas de seguridad decretadas con cantes y bailes en plena calle durante un culto evangélico. Un acto que recogieron y difundieron en vídeo. Desde Aprodeig se apunta que son "hechos aislados", que se repiten en otros puntos de la ciudad, por los que no se debe condenar a toda una comunidad.

Vargas lamenta que el responsable del Comisionado utilizara expresiones como la de "clanes familiares desestructurados y no acostumbrados al orden público, a la disciplina y a respetar la convivencia", donde se siente aludido el pueblo gitano, para referirse a los protagonistas del citado culto. "Esto sólo fomenta el odio", añade la abogada que asegura que ha recibido ya el apoyo de numerosas entidades del Polígono Sur. Su intención es la de recoger firmar para presentar una denuncia formal, pero la actual situación de confinamiento dificulta esta labor. Vargas quiere elevar su queja a la Junta de Andalucía y al Parlamento andaluz y exige el cese de Breton al frente del Comisionado, al considerar que sus declaraciones le incapacitan para seguir en su puesto. 

Bretón, por su parte, ha insistido en unas declaraciones recogidas por Europa Press que se trata de "una minoría numerosa, pero minoría", pero que hay determinadas actitudes que hay que vigilar especialmente en esta situación de alarma, por lo que la ayuda de militares desplegados ya por otras zonas de la ciudad sería oportuna.

La petición de Bretón de llamar al Ejército tampoco es compartida por la Plataforma Nosotros También Somos Sevilla, que aglutina a diversos colectivos del Polígono Sur. Para este colectivo, las concentraciones de vecinos durante la cuarentena en las calles del barrio derivan "de no haber promovido antes con éxito las medidas de concienciación y socialización sobre las personas de la zona que incumplen la convivencia". Según la plataforma, antes que la UME, la zona necesita mejor vigilancia policial y trabajo social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios