Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Sevilla

Ernesto Carmona, Premio Rey Jaime I en Investigación Básica

  • El prestigioso catedrático de la Universidad de Sevilla ha sido distinguido por la Generalitat de Valencia por su contribución a la química organometálica

Comentarios 8

Los premios por la labor investigadora de los profesores de la Universidad de Sevilla siguen llegando en unos momentos en los que, debido a la nueva candidatura a Campus de Excelencia Internacional, son más necesarias que nunca. El prestigioso catedrático de Química Inorgánica de la Hispalense Ernesto Carmona fue distinguido ayer con el Premio Rey Jaime I en la modalidad de Investigación Básica.

Con este premio, dotado con 100.000 euros, tanto la Generalitat de Valencia como la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados reconocen las contribuciones de Carmona "a la química organometálica, y en particular respecto a la activación del dióxido de carbono, hidrocarburos y otras moléculas de interés medioambiental y económico".

Ernesto Carmona, quien ayer se encontraba en Zaragoza formando parte de un tribunal de tesis, desarrolla actualmente su labor investigadora en el Instituto de Investigaciones Químicas, una institución mixta de la Universidad de Sevilla y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Nacido en Sevilla en 1948, casado y padre de tres hijos, Ernesto Carmona Guzmán fue uno de los introductores en España de la organometálica, una rama de la química que estudia las interacciones entre las moléculas orgánicas y los metales. Como apuntaba ayer a este periódico Margarita Paneque, investigadora del CSIC, Carmona es un científico que se mueve en la "frontera del conocimiento". Su función no es tanto el crear cosas prácticas como sí la de ampliar el saber en su estado más puro. Como ejemplo de esta labor, Paneque puso el artículo que Carmona publicó a principios de esta década en la revista científica Science (una de las más importantes del mundo) en la que describía el enlace de dos átomos de cinc, todo un hito en el campo de la química.

El currículum de Carmona es, sencillamente, impresionante. Premio extraordinario de Licenciatura y Doctorado, se inició en la química organometálica en una estancia posdoctoral de tres años en el Imperial College of Science and Technology (Londres), en el grupo de investigación del profesor sir G. Wilkinson, Premio Nobel de Química. Ha sido merecedor de premios tan prestigiosos como el Solvay de Investigación en Ciencias Químicas (1991), el Maimónides de Investigación Científica concedido por la Junta de Andalucía (1994) o el de la Sociedad Francesa de Química (2004), sólo por citar algunos. También ha impartido conferencias y cursos en universidades e instituciones del Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos, Canadá, etcétera.

Además de un investigador de primera línea que trabaja 14 horas al día y que no suele tomarse más de 10 días seguidos de vacaciones, Ernesto Carmona es un "excelente compañero, que siempre ha trabajado con humildad, sin buscar prebendas ni honores, sin darse importancia", dijo ayer el también catedrático de Química Inorgánica Ignacio Carrizosa. "Se distingue por su categoría humana. Es un excelente maestro", añadió Margarita Paneque.

La Universidad de Sevilla es la que ya acumula más premios Jaime I en Investigación Básica. Manuel Losada Villasante, Carlos Belmonte Martínez, Enrique Cerdá Olmedo y José López Barneo han sido los profesores de la Hispalense que recibieron el galardón en ediciones anteriores.

5

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios