Patrimonio

Fábrica de Artillería: Obras urgentes para hacer visitable la cubierta

  • La intervención consistirá en la restauración de una escalera que se encuentra clausurada al suponer un riesgo para las personas debido a su mal estado

Un hombre camina junto a la entrada principal de la Fábrica de Artillería. Un hombre camina junto a la entrada principal de la Fábrica de Artillería.

Un hombre camina junto a la entrada principal de la Fábrica de Artillería. / Antonio Pizarro

Comentarios 2

La Gerencia de Urbanismo ha sacado a licitación obras urgentes para poder acceder a la cubierta de la Fábrica de Artillería. La intervención tiene la finalidad de garantizar la restauración de las escaleras para así recuperar su funcionalidad, ya que esta zona de este Bien de Interés Cultural (BIC) se encuentra actualmente clausurada debido a su mal estado, lo que implica un riesgo para las personas.

Los técnicos pretenden evitar la pérdida definitiva de las bóvedas que cubren las zancas (madero inclinado que sirve de apoyo a los peldaños de una escalera). Los trabajos de Urbanismo cuentan con un plazo de ejecución de cuatro meses y una partida de 140.000 euros.

Esta importante obra permitirá realizar rodajes, visitas o actividades culturales en ese espacio de la Fábrica de Artillería. En el proyecto de la Gerencia redactado por los técnicos del servicio de renovación urbana y conservación de la edificación se describe que la escalera a restaurar se encuentra al otro lado del patio principal.

El castillete que aloja el tramo final de los escalones consiste en un pequeño pabellón realizado con un muro de cerramiento de medio pie que en sus fachadas frontales se remata con un pequeño frontón neoclásico. A los últimos peldaños de la escalera les entra agua al sobresalir fuera del pabellón. Las cornisas presentan mucha falta de pieza y elementos con riesgo de desprendimiento.

El estado estructural de las bóvedas es bueno al no apreciarse ni grietas ni flechas importantes. Peor situación tienen dos bóvedas de cañón, ya que la presencia de filtraciones desde la cubierta ha originado un gran deterioro de los revestimientos y el desprendimiento de piezas con riesgo de derrumbe.

Los técnicos pretenden evitar la pérdida de las bóvedas que cubren las zancas

La actuación en la cubierta consistirá en un tratamiento en la solería de barro original y la impermeabilización de ese pavimento en la zona trasera del castillete. Incluye el levantado del solado con la intención de recuperar la mayor parte posible de las piezas; la colocación de una lámina impermeabilizante en este mismo espacio zona; la reposición de solería de piezas de barro sin vidriar, recuperando las originales sobre mortero de cal; la colocación de gárgolas de fundición similar a las existentes y una pieza a modo de zabaleta en el encuentro con el paramento de la nave aledaña de cubierta de teja.

Otras de las intervenciones que aparecen en el documento en la cubierta será el tratamiento de las piezas de remate de los pretiles, y la colocación de un lucernario realizado con perfilaría de acero y vidrio de seguridad con tratamiento antideslizante.

En el exterior del castillete serán picados todos los revestimientos, la cornisa sufrirá una restauración, en la cubierta se aplicará un tratamiento, se construirá un tejadillo sobre la entrada para evitar el paso de agua al interior, y se realizará una nueva puerta de madera en pino curado (similar a la que ya existe) tratada con barniz de poro abierto. Los trabajos de los técnicos de la Gerencia también afectarán al interior del castillete con la reparación de la bóveda tabicada que forma los techos, el picado del revestimiento, la reposición de los mamperlanes de madera, la limpieza de la solería hidráulica y la reposición de las losas que falten o se encuentren en mal estado, la restauración de una pequeña ventana de madera, y la preinstalación eléctrica para alumbrar este espacio de la Fábrica de Artillería.

Los trabajos cuentan con un plazo de cuatro meses

En la fachada y el pavimento de acceso a la escalera, las tareas consistirán en un picado de todos los revestimientos de morteros existentes; un retacado de los huecos abiertos en el edificio para las máquinas de aire acondicionado; un enfoscado con mortero de cal; un enjabelgado con jabelga de cal con pigmentos naturales; la restauración de las puertas de madera que dan salida al zaguán; una nueva ventana de madera en el hueco del patio trasero; y las restauraciones de la huella y tabica de los peldaños de fundición, y de las rejas. Además, se realizará un acondicionamiento del pavimento de adoquines del zaguán de entrada que consistirá en el desbroce, limpieza, demolición de parches de hormigón y reposición de adoquines; la restauración del interior de la bóveda que cubre el zaguán; y la colocación de un cerramiento provisional de malla de simple torsión con una puerta central de 2,5 metros.

Estas obras no son las únicas urgentes se han realizado en el histórico inmueble en los últimos meses. Una de esas intervenciones perseguía garantizar la estabilidad de la estructura de una zona en la que existía un pilar con fuertes grietas. Los técnicos expusieron que era necesario recuperar su funcionalidad, ya que implicaba un riesgo para las personas y la estabilidad del edificio. La actuación estaba dirigida “a evitar los pandeos parciales de zonas de la fábrica sin traba con el resto, reparar las muescas realizadas en su sección, y para mayor tranquilidad, asegurar esa traba”. La arquitecta explicó que, teniendo en cuenta que existen cargas descentradas debido al peso muy superior de la linterna grande, era necesario realizar un atado por si podía recoger alguna posible tracción.

En el proyecto se explicaba que el espacio conocido como la Catedral (donde se encontraba el pilar dañado) presentaba cierta inestabilidad estructural de diseño, “dado que las bóvedas rebajadas contaban con empujes horizontales, y las que lindan con el muro de fachada no encontraban otra aledaña cuyo empuje la equilibre. Lo mismo ocurría con las que lindan con las linternas grandes, que transmiten empujes mayores”. Es por ello que aparecían tirantes metálicos colocados hace unos años para equilibrar estos empujes.

La antigua Fábrica de Artillería ocupa una superficie de 22.000 metros cuadrados. Debido a su gran extensión se han tenido que ejecutar planes parciales de conservación, de ahí que su puesta en marcha como recinto cultural sea también por fases.

Otra de las novedades en el inmueble será que El Miguelete volverá a coronar el inmueble después de cuatro años. El gobierno socialista ha sacado a licitación la intervención para que recupere su esplendor antes de devolverlo al chapitel de la linterna de la que fue nave principal de cañones. Las labores consistirán básicamente en su consolidación y limpieza, la recuperación de la funcionalidad que tuvo antaño y la reubicación en su lugar original. Estos trabajos cuentan con un presupuesto de 20.220 euros y un plazo de ejecución de tres meses.

Vista interior de uno de los tramos de la escalera. Vista interior de uno de los tramos de la escalera.

Vista interior de uno de los tramos de la escalera. / M. R.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios