Sevilla

Fallece a los 117 años María Díaz Cortés, la abuela del Vacie

  • Murió en la casa prefabricada del asentamiento chabolista · Su familia y el Ayuntamiento no llegaron hace un año a un acuerdo para cederle una vivienda

Comentarios 9

María Díaz Cortés, popularmente conocida como la abuela del poblado chabolista del Vacie, ha fallecido recientemente después de haber cumplido 117 años el pasado 4 de enero. El patriarca de este asentamiento, Ángel Montoya, explicó a Europa Press que el fallecimiento se produjo a finales del mes de enero y que éste no tuvo repercusión alguna -pese a que el caso de María saltó a la opinión pública por su avanzada edad y las condiciones de vida que tenía que soportar- "porque la familia no lo quiso". De hecho, el entierro se produjo "en la más estricta intimidad".

Montoya subrayó que la abuela del Vacie murió "desilusionada y desconfiada de la política", después de que en 2008 el Ayuntamiento y su familia no llegaran a un acuerdo para que le fuera otorgada una vivienda social a través de la Oficina Técnica de Asistencia al Inquilino en Situación de Abuso (Otainsa).

En enero de 2008, y en representación del Consistorio, el primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos (IU), confirmó la renuncia formal de la familia de la anciana, que obedecía a "motivos personales" y al hecho de que la vivienda, ubicada en la barriada de San Bernardo y que, según desveló, contaba con tres dormitorios y dos cuartos de baño, "no satisfacía las expectativas de la unidad familiar".

Otainsa, de manera legal y por el interés público de la situación de María Díaz Cortés, a quien se quería garantizar "una residencia digna y aceptable para el desarrollo del resto de su vida", cedió esta vivienda por seis meses prorrogables a otros seis.

La familia, según Otainsa, aceptó esta propuesta al principio, aunque luego aparecieron otro tipo de mediadores que fijaron otros criterios, que hicieron imposible la cesión de la vivienda. Entre estos mediadores se encontraban la presidenta de la Asociación Pro Derechos Humanos de los Menores de Andalucía (Apdhm-A), Asunción García Acosta, y el patriarca del Vacie, Ángel Montoya.

La anciana, que era natural de Granada y nació en 1892, habitaba en El Vacie en una vivienda prefabricada junto a su hija y sus nietas sin agua caliente ni cuarto de baño, donde era atendida por éstas. Sus ingresos mensuales eran de 300 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios