Patrimonio Histórico

Gabriel Rojas garantiza la conservación del yacimiento del Carambolo de Sevilla

  • El promotor relata los veinte años que lleva sufriendo un bloqueo "inexplicable", por el que fue indemnizado con 1,5 millones de euros en el Supremo, pero que aún así ha destrozado sus ilusiones

Gabriel Rojas garantiza la conservación del yacimiento del Carambolo de Sevilla Gabriel Rojas garantiza la conservación del yacimiento del Carambolo de Sevilla

Gabriel Rojas garantiza la conservación del yacimiento del Carambolo de Sevilla / Antonio Pizarro (Sevilla)

"El yacimiento arqueológico del Cerro del Carambolo está en perfecto estado porque se hizo el búnker de hormigón de protección que reclamó en su día la Junta". Así de rotundo se ha expresado Gabriel Rojas, máximo responsable de la empresa inmobiliaria que adquirió los terrenos hace dos décadas y que no ha podido llevar a cabo el proyecto urbanístico planteado en su día. "Al margen de que haya más o menos jaramagos, el yacimiento está perfectamente a salvo". 

La promotora de Rojas quiso levantar un hotel en la parte más alta de los terrenos, donde estuvieran integrados los restos arqueológicos y funcionara un centro de interpretación de los principales vestigios del Aljarafe. El mismo propietario explica que puso en la iniciativa todo su esfuerzo e ilusión, contó en su momento con todas las bendiciones iniciales, "pero alguien en particular de la Consejería de Cultura se dedicó a bloquear el proyecto" en 2003 con fundamentos encaminados a las máximas restricciones arqueológicas.

Por este motivo, puso un recurso contencioso administrativo contra la Junta, que ganó tanto en el TSJA como en el Tribunal Supremo, por lo que recibió en 2016 un total de 1,5 millones de euros como indemnización por lucro cesante tras haber gastado tres millones y haber propuesto una inversión de 17 que nunca se ha podido ejecutar. 

El empresario Gabriel Rojas El empresario Gabriel Rojas

El empresario Gabriel Rojas / M. G. (Sevilla)

"Destrozaron mi ilusión de hacer algo conjuntamente con la Administración y con un valor muy especial. Así llevo veinte años". Rojas relata los inicios: "Fue la Junta la que animó a comprar los terrenos, la que me instó a promover unos estudios arqueológicos muy exhaustivos como nunca se han hecho y la que los recalificó. Todo empezó de maravilla". Con esa recalificación, la Administración Autonómica logró tres objetivos: quitar el campo de tiro de pichón, destinar toda la ladera a parque periurbano y asegurarse una actividad terciaria (hotel) en la parte más alta que diera vida al cerro e integrara los restos. 

Rojas confía en que pueda haber una solución con el equipo de Gobierno autonómico actual: "Aquello es un solar privado donde no se puede hacer nada. No tiene sentido. Ni me compran el terreno ni me dejan construir. Me dejan fuera de juego". 

La Junta de Andalucía reclamó el pasado junio a la propiedad la ejecución de obras de adecentamiento contra la suciedad y la maleza acumulada en el cerro. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios