Efectos de la borrasca Filomena

El Gobierno advierte que "el peligro no ha pasado" porque llega el hielo

  • La Agencia Estatal de Meteorología informa de una "ola de frío extremo" desde este lunes

  • Madrid recupera las grandes vías de acceso y se restablecen los servicios de trenes

El temporal de nieve que este fin de semana ha cubierto de blanco casi toda España dará paso este lunes a una ola de frío que pondrá en aviso a más de una treintena de provincias por temperaturas que podrían bajar a los -15ºC, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ha emitido un aviso especial. El ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, advirtió en su comparecencia diaria de que "el peligro no ha pasado, porque la ola de frío multiplica su potencial del riesgo".

El Gobierno ha restablecido la comunicación a través de las grandes vías de acceso a Madrid, donde lo que más preocupaba, en este sentido, es el abastecimiento de alimentos y productos de primera necesidad, así como el de la vacuna.

Buena parte de Andalucía tendrá temperaturas bajo cero desde hoy lunes

Ya por la tarde del domingo, Adif restableció la circulación en varios puntos de la red ferroviaria con destino y origen Madrid. En concreto, circulan ya por ambas vías los trenes de Sevilla y Málaga con Madrid. También se ha restablecido la circulación en los corredores de Alta Velocidad hacia el Sur, Levante y Valladolid y el servicio comercial entre Puerta de Atocha y Toledo.

Durante este lunes, las cotas de nieve continuarán por debajo de los 500 metros en el tercio norte de la Península, y oscilará entre los 500 y 800 metros en el área mediterránea, si bien hoy sólo en Cantabria permanecerá el aviso de nivel amarillo por nieve. Andalucía registrará mínimas de cero grados en casi toda la comunidad, que pueden llegar a ser de menos 1 y menos 2 el miércoles y el jueves. Parte de las provincia de Cádiz, Málaga y Sevilla serán las únicas que se libren de temperaturas inferiores a los cero grados.

El problema de esta ola de frío es que tenderá a convertir en hielo la nieve que aún no se ha podido quitar de las ciudades afectadas. Un total de 6.220 operarios del Ayuntamiento de Madrid, junto a la Unidad Militar de Emergencia (UME), trabajan desde ayer en 115 calles de la capital para "tener un mínimo de movilidad" antes de que la nieve se congele por la bajada drástica de las temperaturas que se preveía para la pasada madrugada. Así lo detalló el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, en rueda de prensa tras la Junta de Gobierno extraordinaria de la ciudad de Madrid, que se celebró en el Centro de Emergencias. Estos días se ha distribuido más de 7 toneladas de sal y más de 78.000 kilos de salmuera. "Ello da fe del enorme esfuerzo del Ayuntamiento ante este tsunami", manifestó Martínez-Almeida, quien detalló a continuación que los servicios del Ayuntamiento actúan en viales de los 21 distritos, en el conjunto de la ciudad.

Desde las 14:00 del domingo comenzaron a salir trenes desde Madrid, los primeros hacia Santander, Málaga y Ferrol, y se esperaba que el aeropuerto Barajas empezara a abrir "de manera muy gradual" a lo largo de la tarde, después de que se despejara de nieve de dos de sus pistas.

Así lo había anunciado el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, tras una reunión, presidida por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del Comité Estatal de Coordinación y Dirección (CECOD) del sistema nacional de Protección Civil.

Sánchez, que ha recibido información detallada sobre la situación provocada por Filomena y de las previsiones para los próximos días, subrayó la necesidad de cooperación y coordinación para actuar con la mayor eficacia.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, indicó, después de la reunión del Cecod, que el riesgo provocado por la borrasca, que ha dejado dos muertos en Málaga, no ha pasado y realizó un llamamiento a suspender cualquier desplazamiento en coche que no sea "inevitable". Ábalos, por su parte, dijo que ahora viene la fase más complicada, pues tras despejar las vías de nieve, ahora toca el hielo, por lo que 1.300 máquinas quitanieves trabajaban ya el domingo sin descanso para repartir fundentes que eviten que se congele el pavimento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios