El documento con 33 inmuebles puede ser ampliado

Patrimonio apunta que el catálogo del regionalismo presenta incoherencias

  • Los técnicos detallan que los criterios para asignar el nivel de catalogación a los edificios no se explica

  • Consideran necesario determinar las intervenciones que puedan distorsionar una fachada

Uno de los últimos proyectos del arquitecto Aníbal González, en el número 92 de la calle Luis Montoto. Uno de los últimos proyectos del arquitecto Aníbal González, en el número 92 de la calle Luis Montoto.

Uno de los últimos proyectos del arquitecto Aníbal González, en el número 92 de la calle Luis Montoto. / Víctor Rodríguez

Reparos al catálogo periférico del regionalismo. La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico entiende que el documento presenta algunas incoherencias, por lo que solicita a la Gerencia de Urbanismo la subsanación o la justificación de varias cuestiones incluidas en la aprobación provisional de una modificación que protege de la piqueta a 33 edificios repartidos por Triana, Nervión, La Palmera o la Macarena. La mayoría cuentan con una tipología edificatoria residencial.

Los técnicos de Patrimonio apuntan que el criterio para asignar el nivel de catalogación a los inmuebles no se explica en el documento, “y tal vez por este motivo se aprecien incoherencias”. Ponen de ejemplo que hay elementos catalogados C en los que no se hace referencia a la tipología, y otros D en los que sí se protege la organización tipológica.

En el expediente se explica que, según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la conservación de la organización tipológica tiene como objetivo el mantenimiento de la tipología existente, en especial la relación entre sus elementos más significativos (accesos, patios, escaleras, disposición de crujías, etc.). “Se permitirán obras de nueva edificación (excepto las de nueva planta) debiendo mantenerse según se especifique en la ficha del edificio todos o algunos de los elementos siguientes: organización de accesos desde la calle, número y disposición de los espacios libres significativos, disposición y sistema de núcleos de comunicación vertical y horizontal a cada unidad habitable […]”. En los inmuebles en los que se propone la conservación de la organización tipológica deberá concretarse en la ficha a qué elementos se refiere dentro del apartado alcance del nivel de protección.

Entre otras incoherencias, los técnicos detallan que la conservación de la fachada implica siempre la conservación de la primera crujía. Sin embargo, entienden que sería conveniente especificar en la ficha cuándo es necesario y si se considera también el muro de carga en su caso, habida cuenta de que en muchos edificios la primera crujía ha desaparecido y en casi todos se permiten modificaciones parciales del sistema estructural sin que se especifiquen los límites de dicha modificación.

La comisión observa numerosos elementos discordantes en muchos inmuebles

Hay más incongruencias para la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico. El expediente explica que algunas fichas recogen en su apartado valoración y diagnóstico aspectos característicos del estilo regionalista que no se trasladan al apartado nivel de protección. “Si bien es cierto que proteger la fachada podría ser suficiente, hay casos en los que una determinada intervención pudiera distorsionar esos elementos (modificación de huecos, ocultación de elementos decorativos, modificación de rejas o pretiles, sustitución de carpinterías)”. En este sentido, los técnicos valoran la necesidad de forma individualizada, especialmente cuando los oficios son parte sustancial de la composición regionalista sevillana. Asimismo, se observan numerosos elementos discordantes en muchos inmuebles sin que se haga referencia a ellos en el documento.

Tras los estudios realizados por el servicio de planeamiento y desarrollo urbanístico, el proyecto supone la catalogación con niveles C o D de protección de 33 edificios como el Antiguo Hotel Garaje (Plaza del Sacrificio 9); la Clínica Santa Isabel (Luis Montoto 100); el Colegio Protectorado de la Infancia (San Jacinto 70-72); el Colegio Salesianos de San Pedro (Condes de Bustillo 17); el Pabellón de la Marina (avenida de Moliní 2); el Pabellón Compañía Arrendataria de Tabacos; el Pabellón de la Cruz Roja; el Pabellón de Carabineros y Pañol de Flota; la Casa homenaje a Aníbal González (avenida de la Palmera 14-16); el Pabellón Vasco; la Torre del Pabellón de Córdoba; el viaducto de Bermejales (avenida de la Palmera); o el acuartelamiento Pineda (avenida de Jerez).

Hace 16 años que el plan general creó un catálogo periférico con 114 edificios y fincas fuera del conjunto histórico con distintos niveles de protección, de los cuales sólo 18 pertenecían a la arquitectura regionalista. En el pasado mandato se aprobó un plan específico de protección de inmuebles en Nervión con un total de 68. De estos sólo 19 eran de este estilo arquitectónico. Hasta ahora sólo había 27 inmuebles protegidos, cifra que se ha duplicado con la incorporación de 33 nuevos. Existe la posibilidad de ampliarlo.

Inmueble catalogado en el número 89 de la calle San Jacinto. Inmueble catalogado en el número 89 de la calle San Jacinto.

Inmueble catalogado en el número 89 de la calle San Jacinto. / Víctor Rodríguez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios