Sevilla

Los jueces de Sevilla limitarán un 20% su trabajo por la congelación salarial

  • La junta general de jueces y el Pleno de la Audiencia secundan las sugerencias de las asociaciones judiciales con una caída de la productividad · La medida retrasará más la tramitación de las causas

Comentarios 20

Los jueces de Sevilla decidieron ayer que, a partir de ahora, limitarán en al menos un 20 por ciento su trabajo para ajustarse a los módulos laborales que establece como adecuados el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en protesta por la decisión del Ministerio de Justicia de mantener la congelación de sus salarios.

La decisión se adoptó por unanimidad en el transcurso de una junta general de jueces, a la que asistieron 70 de los 91 magistrados destinados en los órganos unipersonales. Los jueces de la Audiencia Provincial también acordaron en un pleno y por unanimidad la misma postura, que responde a un llamamiento realizado por las cuatro asociaciones judiciales con representación en la carrera (Asociación Profesional de la Magistratura, Asociación Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente). Las organizaciones, reunidas en una comisión conjunta, denunciaron la semana pasada que el poder adquisitivo de los jueces había descendido un año más a causa de la inflación, superior al 4 por ciento, y de la congelación salarial "impuesta" por el Ministerio de Justicia, por lo que "sugirieron" a los magistrados que se limitaran a cumplir el cien por cien de los módulos fijados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Las asociaciones critican además que la sobrecarga de trabajo afectaba al 60 por ciento de los jueces españoles, que superan el máximo rendimiento a cambio de una "compensación ridícula". En el caso de los magistrados sevillanos, la mayoría de los jueces superan los módulos de trabajo en, al menos, un 20 por ciento, aunque hay jurisdicciones en las que el porcentaje es muy superior, como ocurre en el orden Contencioso-Administrativo. El problema se agrava aún más porque los ocho juzgados de lo Contencioso que hay en Sevilla siguen viendo cómo cada año se incrementa el volumen de asuntos que ingresan, sin que se preste atención a la reivindicación de estos magistrados para que se creen nuevos juzgados, lo que al final redunda en el retraso en la resolución de asuntos y en el hecho de que los juicios en esta jurisdicción se estén convocando para dentro de más de dos años, como ocurre en algunos de estos juzgados. El módulo de entrada del CGPJ estipula una carga de trabajo de 600 casos por juez y año, pero durante el año pasado estos magistrados recibieron una media de 1.569 asuntos, lo que supone un desvío sobre el módulo del 161 por ciento. De ahí que los jueces hayan insistido en los últimos años en la necesidad de que se duplique la planta judicial, ya que hacen falta entre 10 y 11 juzgados para aliviar una situación próxima al colapso.

El decano de los jueces de Sevilla, Federico Jiménez Ballester, admitió ayer que la decisión de los magistrados de ceñirse a los niveles establecidos "va a suponer un retraso en la tramitación" de los asuntos, lo que tendrá finalmente una incidencia en los ciudadanos. "Evidentemente algún perjuicio para los justiciables se puede producir, pero la decisión de la junta general de jueces también permitirá que haya una mayor dedicación del juez a cada asunto, lo que puede ser beneficioso para los ciudadanos", precisó el decano de los jueces.

Las asociaciones critican que el Ministerio no sólo no reconoce el "esfuerzo que, por responsabilidad y ánimo de servicio público, la carrera judicial realiza para paliar graves deficiencias estructurales, sino que les agravia al no aplicarles mejoras de la función pública, como aumento de vacaciones, pagas extras completas o retribución de sustituciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios