Sevilla

Simulacro en el autobús del cole

  • La Policía Local desarrolla una campaña de inspección en todos los colegios con transporte escolar

Comentarios 2

Según un estudio de la Dirección General de Tráfico, la siniestralidad en niños se reduce en un 75% si el vehículo tiene instalados los elementos de sujeción adecuados. Estos mecanismos son tremendamente importantes en los coches particulares, pero la seguridad de los pequeños también puede verse vulnerada si utilizan autobuses de transporte escolar para llegar al colegio.

Para comprobar que no existe este peligro y que se cumple la normativa en este tipo de autocares, la Unidad de Tráfico de la Policía Local de Sevilla ha vuelto a poner en marcha en el curso 2013-2014 la campaña de inspección de transporte escolar. La iniciativa comenzó el día del inicio de las clases, el pasado martes, y se mantendrá todo el año, aunque el periodo de mayor intensidad coincide con el mes de septiembre, con controles diarios.

Las inspecciones las llevan a cabo los cuatro agentes especializados en el ámbito técnico que conforman el servicio especial de transporte e intrusismo (SETI). Estos efectivos, adscritos a la Unidad de Tráfico, suelen trabajar en las zonas donde los autobuses aparcan antes de recoger o llevar a los alumnos de los colegios. A pesar de ir acompañados por sus compañeros uniformados, los agentes del SETI actúan vestidos de paisano, ya que se dedican a otras labores en las que no pueden llamar la atención. aunque también lo hacen para poder "contar con el factor sorpresa", añadió la portavoz de la Policía Local de Sevilla, María Guerrero.

En el simulacro organizado ayer en el colegio de educación especial Virgen Macarena, los efectivos del SETI siguieron el procedimiento normal. Después de realizar la inspección ocular, comprueban que el autocar cumple con los requisitos establecidos por ley: señalización adecuada de la ventana de emergencia, extintor en funcionamiento, botiquín con todos los elementos necesarios e instalación del martillo rompecristales. También constatan que la documentación está en regla: autorización para realizar transporte, contratación de los tres seguros obligatorios y comprobación de que la ITV está en regla, entre otras cosas.

Sin embargo, el elemento estrella de estas inspecciones es el cinturón de seguridad. La legislación establece que los vehículos matriculados desde 2007 tienen que tener instalado este sistema por obligación, eximiendo a los matriculados en los años anteriores. La portavoz y el agente especializado coinciden en que la concienciación social respecto a los cinturones de seguridad ha aumentado muchísimo y la mayoría de autobuses, incluso los que no están obligados a instalarlo, lo han hecho.

Si el autocar no es adecuado para la tarea que tiene designada, la Policía procedería a interponer una denuncia y la empresa incurriría en falta leve, grave o muy grave en función de la magnitud del problema que presente. Además el conductor debería avisar a la compañía para que proporcione otro vehículo con las condiciones necesarias.

Según el agente del SETI, en Sevilla no suelen darse este tipo de situaciones, pues en los últimos años la seguridad que hay en el transporte escolar es muy alta. La razón no es sólo la ley, explicó María Guerrero, pues influye de forma llamativa la toma de conciencia que han experimentado recientemente los padres y las propias empresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios