Contenido patrocinado

Terapias para recuperar las ganas de vivir

  • CC Adicciones tiene en las terapias grupales una herramienta fundamental para ayudar a los enfermos a través de sus propias experiencias

Terapias para recuperar las ganas de vivir

Terapias para recuperar las ganas de vivir / Archivo

Hay una frase que engloba a la perfección el mundo de las adicciones; la recuperación de las mismas te da la capacidad de escoger tu propio camino. En este devenir incierto, durante el largo periplo que los enfermos deben cruzar batallando con su yo interno, CC Adicciones juega un papel fundamental. La clínica de rehabilitación y desintoxicación cuenta con numerosos centros por toda la geografía nacional y ahora ha llevado a cabo la apertura de una nueva sede en la capital sevillana para prestar ayuda -una ayuda fundamentada en sus más de veinte años de experiencia- a todas aquellas personas que necesiten una mano profesional y amiga.

CC Adicciones cuenta con un alto índice de éxito y recuperación integral de pacientes con conductas adictivas y comportamentales, entre otras cosas, gracias a uno de sus pilares básicos: las terapias grupales. En ellas, las personas pueden compartir sus experiencias, apoyarse los unos a los otros en este difícil trance para conseguir dejar de consumir, no querer volver a hacerlo -que no es lo mismo que resignarse-, restablecer su integridad personal, potenciar el desarrollo y crecimiento personal y encauzar valores morales perdidos y cimentar los mismos en la vida plena que tanto ansían recuperar.

El día a día en una terapia

Aunque la OMS define la adicción como una enfermedad mental, la sociedad tiene una visión completamente diferente. Las personas que nunca han sufrido este calvario no entienden lo difícil que puede ser enfrentarse a este tipo de problemas, y más si le añadimos la dificultad de pensar que aquel que la padece es mala persona por cómo trata a su familia, allegados o seres queridos. Por ello, tuvimos la oportunidad de acudir a una terapia grupal para saber en qué consisten y cómo es el día a día de aquellos que la componen, sus vivencias y pensamientos más profundos.

Al llegar, silencia sepulcral que te envuelve y crea una sensación perfecta para abrir el alma a personas que, en ese momento, son parte de ti. Javier Torres, encargado de la Dirección Terapéutica en Sevilla, abre la sesión con una frase que es un todo para CC Adicciones: “Existe salida, siempre”. Tras ella, Torres lanza unas preguntas al aire esperando que los primeros comiencen a expresar su inquietudes:

Alberto, ¿qué te pasa?

Hoy me encontré a mi ex novia y tuve una sensación muy ‘jodida’. Al perderla de vista, me entraron unas ganas incesantes de consumir para olvidar los malos momentos que le he hecho vivir y que acabaron con algo tan bonito que teníamos los dos.

Luis, ¿en qué te sientes reflejado?

En relación a lo que dice Alberto, un día llegué a casa. Había consumido mucho y pagué toda esa impotencia que me reconcomía por dentro con mi madre. Ella sólo sabía decir entre sollozos que lo único que quería era ayudarme y yo lo único que hice fue coger su bolso, abrir la cartera, coger todo el dinero y echarme a la calle para volver a consumir.

Antonio, ¿qué le dirías a Alberto?

Yo he vivido lo mismo que tú, esa necesidad por evadirme del mundo a través del consumo. Sólo puedo decirte que la familia y los seres queridos son un pilar fundamental en nuestras vidas, que siempre estarán ahí para ayudarnos. Se preocupan mucho y es normal que estén distantes por el propio miedo, ellos lo han pasado muy mal. Aún así, la solución no es ocultar los problemas en el consumo.

Otro de los presentes en la terapia grupal era Francisco Prados, fundador de CC Adicciones y una persona que sabe a la perfección lo que es el infierno de las adicciones. Su semblante producía en los presentes tranquilidad, estaban ante un ser que ha conseguido superar la enfermedad y que lucha día a día contra sus fantasmas. Prados contó sus propias experiencias y compartió ‘fotos’ suyas del pasado. Además, reflexionó sobre la visión que la sociedad tiene sobre este tipo de problemas; “¿Qué creéis que diría la gente de mis experiencias pasadas? Que soy una mala persona. Siguen sin entender que estaba enfermo. Piensan que somos viciosos, que lo estamos pasando bien. Y lo piensan porque las drogas están asociadas a la diversión, porque consideran que es un acto libre y porque la mayoría de la gente controla. Pero no tomas para pasarlo bien, sino para dejar de pasarlo mal. Ven a personas sin hogar en la plaza bebiendo y creen que están allí porque quieren. Dicen: “No les doy dinero, que se lo gastan en alcohol. ¡Pero es que lo necesitan!”.

Otro de los temas que se trató en la terapia es el de las compañías. La mayoría respondió que en su grupo “todos y mucho” consumían. Ahora bien, se les enfatizó en la cuestión de por qué ellos si pudieron dejarlo y ellos no; “ no tenemos freno, venimos así de serie y no podemos dejarlo”. Esta última reflexión de José María engloba el trabajo de CC Adicciones, poder curarse a través de un buen tratamiento, con reuniones grupales como esta, atención telefónica siempre que lo necesiten, la ayuda de psicólogos y psiquiatras y con un centro de día. Además, las familias de los pacientes, fundamentales en la vida de los mismos, son parte esencial en este camino y también reciben terapia.

Momentos muy duros

Durante la terapia tuvimos testimonios muy duros como el de Gabriel, una persona que lo perdió todo: esposa, hijos, casa, coche… “Es una enfermedad y no lo puedes evitar. Yo no disfrutaba pero tampoco podía parar, no podía...”. A varias sillas de distancia, a Ignacio se le veía nervioso:

Ignacio, ¿qué tal vas?

Ayer fue uno de los peores días que recuerdo. Tenía necesidad de meterme, no podía controlarme e incluso notaba la sensación aún sin haberme metido nada.

Francisco Prados argumentó, mientras preguntaba a Javier si se sentía identificado, que las recaídas “siempre vienen por la dejadez, o bien, cuando se está muy arriba. Hay que estar muy atentos a las señales y en cualquier momento de debilidad, no dudar en llamar. Siempre estamos disponibles”:

"Tomar es como respirar. Me veía sólo, a altas horas de la noche y llegaba a casa casi siempre acompañado de la policía. Mis padres no podían más y llegaron a pensar que lo mismo estaba mejor muerto, una sensación que he tenido muchas veces estando vivo”.

Hablando de muerte, Rodrigo, tú ingresaste a punto de morir...

Fui a muchos especialistas que achacaban mis adicciones a traumas pasados pero hay muchas personas que tienen vidas muy complicadas y. aún así, no se drogan. No se debe justificar nunca el consumo.

La terapia prosiguió con relatos que a uno le ponen la piel de gallina y que te hace poner los cinco sentidos en alerta viendo a una sociedad donde estos problemas son cada vez más frecuentes. CC Adicciones quiere con estos testimonios transmitir a toda persona que sufre esta enfermedad que no están sólos, que “existe salida, siempre”.

Para más información, www.ccadicciones-sevilla.es. Número de teléfono del Centro en Sevilla; 617 200 882.