Contenido ofrecido por Universidad Pablo de Olavide

“Ventura Galera miró por el urbanismo sostenible y valoró nuestro gran patrimonio”

  • Juan Manuel Ávila, alcalde de Carmona, recuerda la aportación del arquitecto municipal en la ciudad

Juan Manuel Ávila, alcalde de la ciudad de Carmona Juan Manuel Ávila, alcalde de la ciudad de Carmona

Juan Manuel Ávila, alcalde de la ciudad de Carmona

Juan Manuel Ávila, alcalde de Carmona, repasó ayer la actualidad de los cursos de verano de la UPO y rememoró la aportación de Ventura Galera en el patrimonio de la ciudad de la campiña. El arquitecto será homenajeado hoy a las 20.30 en la Casa Palacio de los Briones en la conferencia Arquitectura, urbanismo y patrimonio como compromiso social: el legado y las tareas pendientes que nos deja Ventura.

-Los cursos empiezan a pegar los últimos coletazos. ¿Cómo ha sido el balance de esta XVII edición?

-Todos los años es una superación. Cada año el nivel se mantiene con temas de absoluta actualidad que es uno de los éxitos de estos cursos de verano y, logicamente, nos hemos convertido en una referencia nacional y queremos seguir trabajando para consolidarlo de forma definitiva porque tienen mucho impacto en la ciudad.

-Estos cursos se dan en un marco incomparable como es Carmona. ¿Qué le debe la ciudad a personas como Ventura Galera?

-Ventura ha sido un arquitecto municipal durante muchísimos años y fue el encargado de conformar nuestro plan de protección especial del casco histórico. Fue una persona que siempre miró por el urbanismo sostenible y valoró mucho nuestro gran patrimonio. Desde aquí quiero dar las gracias al rector, vicerrector y al director de la UPO en Carmona por haber aceptado mi petición, en nombre de muchas personas, para que en estos cursos y en las siguientes ediciones, el trabajo de Ventura quede reflejado.

-En el ámbito personal, sus compañeros decían que era una persona luchadora, que cuidaba de los suyos y llevaba por bandera el cambio social. ¿Cómo era el Ventura más personal?

-Yo tuve la suerte de conocer a Ventura no solo como alcalde sino también durante los años que estuve en la oposición. Era una persona de consenso, afable, muy extrovertida. Personalmente, era una persona difícil de enfadarse con él por lo cariñoso que era y siempre con un talante dialogante y dispuesto a solucionar cualquier problema desde ese ámbito de cercanía que lo caracterizaba. Es un gran profesional y amigo al que nunca olvidaremos.

-En la ponencia de hoy se hablará sobre su legado y las tareas pendientes que dejó. ¿Cuáles fueron? ¿Qué papel jugó en el Ayuntamiento de Carmona?

-Estaba terminando lo que era un objetivo importante en nuestro Ayuntamiento como era la conclusión del Plan General de Ordenación Urbana que hace muchos años inició y estábamos en esa fase final. Todo el proceso de confección salió de él y su equipo y es una apuesta que tenemos la obligación de concluir. Queremos que el plan general de Carmona sea una realidad, una realidad que Ventura hizo posible con su trabajo incansable: se implicaba personalmente y llevaba todo más allá. Por tanto, debemos seguir la trayectoria de su legado en cuanto al plan de protección del casco histórico.

-Parece que hay una simbiosis entre Ventura Galera y Carmona porque era un enamorado de salvaguardar la historia, y esta ciudad no deja de descubrir y sorprender en el ámbito cultural y patrimonial...

-Son más de siete mil años de historia y muchas culturas que han pasado por nuestras tierras. Tenemos arqueólogos propios que junto con el departamento urbanístico han trabajado codo a codo. Los nuevos hallazgos aportan mucho valor y recursos turísticos fundamentales para la propia economía de la ciudad y sobre todo para salvaguardar el patrimonio que tanto amaba Ventura.

- “Así como el lucero brilla en la aurora, así brilla en Andalucía Carmona”. ¿Carmona se visita o se siente?

-Carmona no deja indiferente a nadie. No solo tenemos patrimonio visual sino también al carmonense que siente su ciudad como el que más por la herencia de sus antepasados. Además, tenemos nuestra gastronomía, hoteles... todo hace que el que venga, repita.