Sevilla

El Virgen del Rocío estrena una sala blanca para lesiones oculares

  • El nuevo quirófano permitirá duplicar las inyecciones intravítreas frente a severos problemas

Un paciente es sometido al tratamiento en el nuevo quirófano de Oftalmología. Un paciente es sometido al tratamiento en el nuevo quirófano de Oftalmología.

Un paciente es sometido al tratamiento en el nuevo quirófano de Oftalmología. / h. u. v. r.

Una nueva sala blanca comenzó a funcionar el pasado viernes en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento del Hospital Virgen del Rocío, que permitirá dar respuesta al creciente volumen de pacientes que requieren de un tratamiento, inyecciones intravítreas, frente a enfermedades que afectan a la mácula; principalmente son afectados por degeneración macular asociada a la edad y edema macular diabético, dos de los problemas más frecuentes en las consultas de Oftalmología, junto a las cataratas y el glaucoma. El nuevo quirófano es una sala blanca, de modo que su uso es restringido y está sujeta a unas medidas higiénicas especiales para evitar infecciones.

"La nueva sala blanca permitirá duplicar estos tratamientos", explica el doctor Norberto Seva, responsable de la Unidad de Gestión Clínica de Oftalmología en el Virgen del Rocío. Este servicio realizó 2.800 inyecciones intravítreas en 2016 y, mediante el nuevo espacio quirúrgico propio, tendrá capacidad para realizar hasta 5.000 tratamientos al año.

Los tratamientos, que se aplican desde hace unos diez años, frenan la pérdida de visión

Las inyecciones intravítreas son la primera opción terapéutica frente a la degeneración macular asociada a la edad y el edema macular diabético, dos problemas que afectan de manera severa a la visión. La incidencia de estos problemas está vinculada al envejecimiento de la población y tiende a crecer.

Los tratamientos se aplican desde hace una década cuando comenzaron a aparecer fármacos capaces de detener la lesión en la mácula, una estructura de la retina encargada de la visión central. "Las enfermedades que afectan a la mácula provocan la pérdida de la visión que nos permite distinguir letras y caras. Aunque el paciente conservaría la visión periférica, estos problemas provocan pérdida de la visión central e incapacidad por ejemplo para leer o reconocer caras y objetos", añade el especialista. Hasta hace unos años las lesiones en la mácula carecían de tratamiento. "Con la aparición de los fármacos -hace una década- han aumentado los casos", comenta el doctor Seva, al incidir en que son "terapias que se aplican de manera periódica ya que las lesiones son crónicas".

Además de una sala blanca propia, el equipo integrado por cuatro especialistas en Oftalmología, que realiza estos tratamientos, cuenta con una enfermera especializada que ha sido asignada para una especial dedicación a estos pacientes.

Este equipo disponía hasta ahora de un quirófano dos días a la semana, de modo que la nueva sala duplicará la capacidad para realizar estos tratamientos, que requieren de unas pautas precisas para lograr los efectos idóneos. "La creación del nuevo quirófano surge de la necesidad ante el aumento en el volumen de pacientes a los que hay que dar respuesta en tiempo", explica el responsable. Se trata de un proyecto muy demandado por la Asociación Mácula Retina, que integra a enfermos y familiares.

La unidad de Oftalmología del Virgen del Rocío cuenta con 31 oftalmólogos, 12 enfermeros, cinco auxiliares y personal de administración. El servicio está organizado en ocho consultas especializadas en los principales problemas que afectan a la salud ocular y, en total, en 2016 atendió 79.000 citas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios