tribunales

La defensa de los detenidos por la ocupación del edificio Casas Viejas recurrirá su ingreso en prisión

  • Considera "desproporcionada" la medida del juez respecto a los hechos atribuidos a los seis activistas y las penas estipuladas para este tipo de delitos.

  • Se les acusa de usurpación, coacciones, lesiones y de atentado a la autoridad.

La defensa de los activistas por el derecho a la vivienda detenidos tras la ocupación de las viviendasde nueva construcción levantadas en la parcela de la calle Macarena que antaño albergaba el centro "ocupado y autogestionado" Casas Viejas recurrirá el auto judicial relativo a su ingreso en prisión, bajo la premisa de que dicha medida es "desproporcionada" respecto a los hechos atribuidos a estas personas. 

Según la abogada que representa a estas seis personas, el auto de ingreso en prisión emitido por el juzgado en funciones de guardia este pasado sábado atribuye a los detenidos presuntos delitos de usurpación, coacciones, lesiones y de atentado a la autoridad, toda vez que ya está "en preparación" un recurso contra dicho auto, en demanda de la anulación de la medida de privación de libertad. 

Y es que según la letrada, se trata de una medida "desproporcionada" no sólo respecto a los hechos atribuidos a los detenidos, sino además con relación a las penas estipuladas para este tipo de delitos. 

Las viviendas en cuestión habrían sido ocupadas el pasado jueves por unas 25 personas, según un portavoz del colectivo promotor de la ocupación de las viviendas correspondientes a los números 2, 4 y 6 de la calle Fray Isidoro de Sevilla, precisando que este nuevo episodio de ocupación había sido emprendido por activistas en defensa de las personas sin hogar, con el apoyo de la auto bautizada como Corrala Dignidad. 

Según este portavoz de la Corrala Dignidad, estas personas pernoctaron con "colchones y mantas" en estas nuevas viviendas pendientes de entrega, tras haber sido construidas en la parcela de las calles Macarena, Antonia Sáenz y Aniceto Sáenz que otrora acogiese el centro ocupa Casas Viejas, icono del movimiento ocupa de Sevilla y desalojado allá por 2007. 

Pero la mañana del viernes, la Policía Nacional desplegó un nutrido dispositivo de agentes al objeto de desalojar las viviendas. El desalojo, según fuentes policiales, fue plenamente consumado y se saldó con la detención de seis personas relacionadas con este episodio de ocupación. 

Y es que el desalojo habría incluido incidentes entre los agentes y los protagonistas de la ocupación, dado que mientras desde la Corrala Dignidad señalaban que los agentes habían "cargado con fuerza" y "dado porrazos" a los activistas, la Policía Nacional confirmaba que fruto de la intervención, resultaron "lesionados" varios miembros del colectivo ocupa y efectivos policiales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios