Sevilla

Una empresa ofrece a los turistas comer por 99 euros en una caseta

  • Pancho Tours lleva desde 2014 poniendo en práctica la idea que lanzó Espadas para dar una imagen "más abierta" de la Feria de Abril

Comentarios 13

La idea surgió en 2014 y desde entonces la demanda no ha dejado de crecer. Pancho Tours, empresa sevillana que gestiona actividades turísticas, lleva tres años poniendo en práctica la idea que lanzó el pasado jueves el alcalde de Sevilla, quien desea que en futuras ediciones quienes visiten la capital andaluza en estas fechas tengan mayor acceso a las casetas privadas. La propuesta de esta sociedad se ha llevado a cabo gracias a la colaboración de varios hoteles y de los socios de una caseta particular. Por 99 euros, los turistas que soliciten este servicio pueden almorzar o cenar en la Feria como lo hacen los sevillanos que pisarán la próxima semana el real.

"Disfruta la Feria de Abril como un auténtico sevillano". Éste es el lema que encabeza uno de los servicios ofertados por Pancho Tours para los días de farolillos. Los responsables de esta empresa recuerdan que la idea surgió en 2014 y que tras dos ediciones las cifras han ido en aumento hasta duplicar las del primer año. Las previsiones para la presente edición apuntan a que la demanda seguirá creciendo.

Este servicio, según detalla la página web de la empresa, se presta de día y de noche. Para quienes le gusten las primeras horas de la Feria, la cita es a las 13:00 en el número 70 de la calle Asunción. Allí los espera un guía que les llevará hasta la caseta privada -de dos módulos-, situada en la calle Joselito El Gallo. Durante el trayecto, el guía les explica varios aspectos históricos de la Feria. Una vez en la caseta, se sirve el almuerzo, que consta de chacinas, gambas, tortilla de patatas, flamenquín y pimientos fritos. Tras los entrantes llega el plato principal, que puede ser paella o carne en salsa, a elegir por el comensal. Todo acompañado de cerveza, vino, manzanilla y rebujito.

Para los que deseen contemplar la Feria de noche, la cita es a las 19:00 y se cambia el almuerzo por una cena. El coste por persona es de 99 euros, y además de la comida incluye el guía y un espectáculo de flamenco. Este servicio se gestiona a través de los hoteles, cuyos clientes solicitan pasar un día en el real con comida incluida en una caseta privada. Aunque al día de hoy ya hay turistas que han contratado el servicio, fuentes de Pancho Tours aclaran que muchas reservas se cierran a última hora. "Existe margen de maniobra. Aunque quedemos a las 13:00, hay grupos que se apuntan a las 15:00", señalan desde la empresa, en la que aclaran que disponen de dos guías, uno que habla en español y otro en inglés, dependiendo del origen de los turistas que integran los grupos. "La pasada Feria tuvimos un día un grupo de 25 personas comiendo en la caseta", señalan estos responsables.

El servicio, además, se ha ampliado a la preferia y al lunes del alumbrado. Para la jornada de hoy, el precio es de 50 euros por persona al no incluir la comida, sólo un espectáculo de flamenco por la tarde. Para la del lunes, el coste asciende a los 99 euros al ofrecer un cóctel y un baile y cante por sevillanas tras encenderse la portada. Los ingresos obtenidos se distribuyen luego entre los hoteles, la caseta y Pancho Tours.

Esta oferta supone un precedente en la intención del gobierno de Espadas de que la Feria sea "más abierta" para los que vengan de fuera, de ahí que mencionara los "acuerdos" a los que están llegando los hoteleros con los titulares de casetas privadas para que sus clientes accedan a ellas. Una propuesta que el Ayuntamiento pretende desarrollar de forma plena en 2017.

Para ello, el alcalde propuso que se llegara a acuerdos con casetas de tamaño medio y grande (a partir de dos módulos) y que se aprovecharan las horas de menor presencia en el real. Hay que tener en cuenta que la crisis, y la consiguiente merma en los bolsillos, ha contribuido a cambiar los usos horarios en la Feria. En los últimos años resulta muy llamativo el vacío de bastantes casetas a la hora del almuerzo, ya que la mayoría de los sevillanos -con el fin de ahorrar- acuden alreal a partir de las 17:00, lo que afecta a los ingresos de los hosteleros de las casetas. En algunas de ellas, para intentar cuadrar las cuentas, se permite incluso la entrada libre, un hecho que hace una década era impensable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios