salud | avances en los quirófanos

Un equipo sevillano diseña una nueva cirugía frente a tumores

  • El doctor José Manuel Martos describe, por primera vez, en la revista de impacto 'Surgical Endoscopy' una técnica mínimamente invasiva para eliminar glándulas paratiroides ectópicas

Comentarios 1

Un equipo de Cirugía General y Digestivo del Hospital Virgen del Rocío ha descrito por primera vez, en el ámbito internacional, una técnica quirúrgica mínimamente invasiva para eliminar glándulas paratiroides ectópicas (tumores benignos) ubicadas en una zona delicada del tórax, concretamente en el mediastino posterior (a más de cinco o siete centímetros por debajo de la escotadura esternal).

La cirugía convencional frente a esta dolencia se basa en dos técnicas, la toractomía y cirugía torácica videoasistida, y ambas representan más complicaciones y riesgos frente a la opción mínimamente invasiva. La descripción de la nueva técnica en la principal revista científica de la especialidad, Surgical Endoscopy, convierte al equipo del doctor Juan Manuel Martos, en un referente en el ámbito internacional para la aplicación de esta cirugía. Hasta la fecha seis pacientes se han beneficiado en el Hospital Virgen del Rocío de esta nueva técnica que permite a los cirujanos acceder a los tumores a través del cuello sin necesidad de realizar las grandes incisiones de entre cinco y 15 centímetros que requieren las técnicas convencionales. "La intervención cosiste en introducir tres trócares por el cuello, por delante del músculo esternocleidomastoideo, mediante pequeñas incisiones (una incisión de 12 milímetros y dos de cinco milímetros)", explica el doctor Juan Manuel Martos, jefe de sección de Cirugía Endocrina y profesor en la Universidad de Sevilla. "Mediante un trócar creamos un espacio virtual en el cuello y en el tórax, justo por delante de la columna vertebral para poder maniobrar y acceder al tumor. Para ello utilizamos gas (CO2) para crear un pequeña burbuja", añade el especialista. Una vez que acceden a la ubicación, los cirujanos extraen los tumores a través de cuello, utilizando para ello otro de los trócares. Esta cirugía reduce las complicaciones de la cirugía abierta y facilita la recuperación de los pacientes, de modo que, salvo excepciones, reciben el alta el día después de la intervención. Las técnicas convencionales requieren ingresos de, al menos, cinco días en cada caso.

"Los cirujanos estamos en la docencia y en la investigación para mejorar las técnicas"

"Las glándulas paratiroides descienden desde la faringe y se mueven, de modo que entre el 15% y el 20% son ectópicas (se ubican en un lugar que no les corresponde) y de ellas el 70% se ubican en el tórax", añade el doctor Martos. Estos tumores son benignos, pero a largo plazo desencadenan severos problemas de salud. Los adenomas paratiroideos producen una hormona (PTH) y su disfunción provoca la extracción de calcio de los huesos, que entra en el flujo sanguíneo y termina acumulándose en órganos, especialmente en los riñones.

"Es un problema severo y como consecuencia el afectado termina sufriendo osteoporosis y problemas renales", comenta el doctor Javier Padillo, catedrático y jefe del Servicio de Medicina General y Digestivo en el Virgen del Rocío, al destacar la aportación del equipo del doctor Martos para avanzar en el tratamiento de este problema. "Lo primero en Cirugía General es la asistencia, pero los cirujanos, además, nos preocupamos por avanzar para mejorar las técnicas y para ello, estamos presentes en la investigación y en la docencia universitaria", añade el responsable.

Las glándulas paratiroides reciben este nombre por su ubicación en el cuello, en torno al tiroides, y su función se centra en la regulación del calcio en el organismo. Los tumores ectópicos de estas glándulas en el tórax son un problema al alza, según confirman los especialistas, y en multitud de ocasiones pasan desapercibidos.

Esta patología se detecta cuando un análisis de sangre desvela una presencia elevada de calcio, pero es un problema asintomático generalmente. "Algunas señales pueden ser cólicos nefríticos repetitivos o problemas ocasionados por el hiperparatoidismo como nerviosismo o hipertensión de reciente aparición", añade el doctor Martos. La cirugía es el principal tratamiento y se centra en la extracción de los tumores benignos. Cuando se localizan en el mediastino posterior, hasta la fecha la única opción descrita era la toracotomía o la cirugía torácica videoasistida.

El equipo de cirujanos del Virgen del Rocío comenzó en 2009 a realizar el abordaje por la vía endoscópica de estos tumores cuando se localizan en el mediastino anterior; y en los últimos años ha diseñado la técnica para las localizaciones en el mediastino posterior mediante la cirugía descrita recientemente en la revista de impacto. "Se trata de una localización infrecuente de la patología paratiroidea. Dos de los pacientes intervenidos mediante esta técnica son obesos mórbidos en los que un abordaje torácico habría sido conflictivo", explica el doctor Martos. La obesidad mórbida aumenta de manera considerable los riesgos en la mesa de operaciones.

La sección de Cirugía Endocrina, que forma parte del Servicio de Cirugía General y Digestivo, atiende cada año a una media de 50 casos de hiperparatiroidismo, y de ellos en torno a un 15% pueden beneficiarse de esta nueva técnica quirúrgica. Los pacientes que sufren este problema infrecuente disponen, a partir de ahora, de una nueva opción quirúrgica que reduce complicaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios