Economía

Un estudio estima el retorno en 2022 al PIB de 2019 en un marco “optimista”

  • El Colegio de Economistas y la Universidad de Loyola presentan el V Barómetro de Sevilla

Francisco J. Tato Jiménez y Carmen Delgado en la presentación del barómetro. Francisco J. Tato Jiménez y Carmen Delgado en la presentación del barómetro.

Francisco J. Tato Jiménez y Carmen Delgado en la presentación del barómetro. / D. S.

La provincia de Sevilla podría recuperar el nivel del Producto Interior Bruto (PIB) de 2019 a finales de 2022 “en un escenario optimista”, mientras que se retrasaría a 2024 si es adverso como consecuencia de la evolución de la pandemia. Esta es una de las principales conclusiones del V Barómetro Económico de Sevilla (BES) realizado por el Colegio de Economistas y la Universidad Loyola.

Sevilla cuenta con factores que le añaden “resiliencia” con respecto a Andalucía, “como una mayor prevalencia del sector público, y una mayor diversificación relativa de su estructura productiva”, si bien indica que “el principal factor que juega en contra de la provincia es la pérdida irrecuperable de la aportación de turismo a la economía sevillana en temporada alta”, indica el estudio.

El principal supuesto del barómetro es el de una recuperación gradual de la actividad económica a partir del tercer trimestre de 2020, “en el que comienzan a llegar los primeros turistas internacionales”. “El virus mantiene una transmisión controlada, por lo que no es necesario aplicar medidas de confinamiento y restricción a la movilidad que afecten significativamente a la actividad económica. La vuelta a la nueva normalidad implicaría un repunte fuerte del consumo y la inversión por el fenómeno de demanda embalsada y podría recuperarse el nivel de PIB de 2019 a finales de 2022”.

En el caso más adverso, el barómetro prevé que la actividad se recupera gradualmente a partir del tercer trimestre. Sin embargo, ésta tiene menor intensidad de la esperada, debido a una excesiva destrucción de tejido productivo. Además, pueden aparecer problemas financieros y también el “virus mantiene una transmisión controlada, por lo que no es necesario aplicar medidas de confinamiento y restricción a la movilidad que afecten significativamente a la actividad económica”.

Sin embargo, señala que la situación epidemiológica de otros países sería “relativamente peor, lo que implica restricción a la llegada de turistas y menor fortaleza de la demanda externa”. Esto supondría que el PIB de 2019 no se recuperaría hasta 2024.

El barómetro resalta que habrá que prestar atención al impacto económico que pueda tener un rebrote del covid-19 generalizado en otoño, tal y como manejan algunos escenarios epidemiológicos, que obligue a establecer de nuevo las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad.

El barómetro fue presentado por el decano del Colegio de Economistas, Francisco J. Tato Jiménez, y la profesora de la Universidad de Loyola Carmen Delgado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios