Salud

El Hospital Macarena consolida una técnica frente al cáncer oral

  • La biopsia selectiva del ganglio centinela comenzó a utilizarse en el Hospital Universitario en 2002

Miembros del equipo implicado en la biopsia selectiva de ganglio centinela: Julia Duran, Pedro Ruiz, Pilar Toledano, Ivanna Espinoza, Paz Torres, Clara Salazar, Cristina Bujan, Ana Moreno, en la primera fila; Encarna Delgado, Alicia Borrego, Javier Herce y Ana Avellaneda; y en la tercera fila, Aurora Pérez, Ignacio Gómez-Mendo y Francisco Mayorga, en el Hospital Macarena. Miembros del equipo implicado en la biopsia selectiva de ganglio centinela: Julia Duran, Pedro Ruiz, Pilar Toledano, Ivanna Espinoza, Paz Torres, Clara Salazar, Cristina Bujan, Ana Moreno, en la primera fila; Encarna Delgado, Alicia Borrego, Javier Herce y Ana Avellaneda; y en la tercera fila, Aurora Pérez, Ignacio Gómez-Mendo y Francisco Mayorga, en el Hospital Macarena.

Miembros del equipo implicado en la biopsia selectiva de ganglio centinela: Julia Duran, Pedro Ruiz, Pilar Toledano, Ivanna Espinoza, Paz Torres, Clara Salazar, Cristina Bujan, Ana Moreno, en la primera fila; Encarna Delgado, Alicia Borrego, Javier Herce y Ana Avellaneda; y en la tercera fila, Aurora Pérez, Ignacio Gómez-Mendo y Francisco Mayorga, en el Hospital Macarena. / Juan Carlos Vázquez

Los especialistas de Cirugía Oral, Maxilofacial, Cabeza y Cuello en el Hospital Macarena, han consolidado una técnica que ha transformado, en los últimos años, el abordaje del cáncer oral, un tipo de tumor asociado a malos hábitos (consumo de alcohol y tabaquismo), que suele aparecer entre los 45 y los 65 años, con mayor incidencia en los hombres. El diagnóstico precoz y la cirugía favorecen el pronóstico, hasta el punto que la extirpación de los ganglios del cuello en estadios iniciales (no palpables) mejora la supervivencia hasta en un 50%.

Durante los últimos 17 años un equipo de especialistas del Hospital Macarena ha desarrollado la técnica de la biopsia selectiva del ganglio centinela, con excelentes resultados. Una vez validada en el área hospitalaria Virgen Macarena, el ganglio centinela ha comenzado a incorporarse, desde hace dos años, en otros hospitales andaluces. En concreto, ya disponen de este tratamiento en el Virgen del Rocío de Sevilla y en Reina Sofía de Córdoba.

El trabajo multidisciplinar, que ha contado con la implicación de especialistas de otras unidades hospitalarias, entre ellos, la doctora Teresa Cambill, de Medicina Nuclear; y los doctores José Ibáñez y Francisco Toirres, de Anatomía Patológica, ha sido clave para la validación de la técnica y en los buenos resultados.

La utilización del ganglio centinela frente a los tumores localizados en la boca permite predecir la diseminación del cáncer y seleccionar el mejor tratamiento en cada caso, lo cual beneficia a la calidad de vida de los afectados.

Los inicios de esta técnica datan de 2002 cuando las doctoras Clara Isabel Salazar Fernández y Silvia Gallana Álvarez comenzaron a utilizar el ganglio centinela, una técnica con un gran desarrollo entonces en el tratamiento de otros tumores (cáncer de mama principalmente). “Ante los resultados en cáncer de mama, hace 17 años vimos la oportunidad de aplicar el ganglio centinela en cáncer oral. Una vez que validamos la técnica, con muy buenos resultados, la incluimos de manera rutinaria en el hospital. Ahora hemos iniciado otro estudio para afinar aún más”, recuerda la doctora Clara Isabel Salazar, impulsora del proyecto. Los resultados cosechados por la Unidad de Cirugía Oral y Maxilofacial, han quedado plasmados en publicaciones en revistas de impacto en la especialidad. El estudio que permitió validar este procedimiento fue publicado en 2015 en Journal Oral and Maxillofacial Surgery, de impacto internacional.

La técnica, paso a paso

El ganglio centinela en cáncer oral comienza copiando esta técnica en cáncer de mama. “El día antes de la cirugía se administra al paciente un radiofármaco (tecnecio 99) en dosis muy bajas alrededor del tumor en la boca. Posteriormente se realiza linfografía planal, una prueba de Medicina Nuclear que permite observar cómo migra el radiofármaco por el sistema linfático del cuello”, explica la doctora Salazar.

Biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer oral. Fuente: Hospital Macarena. Biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer oral. Fuente: Hospital Macarena.

Biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer oral. Fuente: Hospital Macarena. / Dpto. de Infografía

Tras 20 minutos, los especialistas realizan una linfografía estática (la primera fase es dinámica) en la misma postura que mantendrá el paciente durante la intervención quirúrgica. “Con estas pruebas pintamos sobre la piel del paciente el lugar donde se encuentra el ganglio centinela”, añade. Este ganglio o ganglios, ya que pueden ser varios, constituye la primera estación hacia la que migra el cáncer al diseminarse por el organismo (metástasis) del enfermo.

La doctora Clara Salazar, en el Hospital Macarena. La doctora Clara Salazar, en el Hospital Macarena.

La doctora Clara Salazar, en el Hospital Macarena. / Juan Carlos Vázquez

A lo largo de los 17 años de desarrollo de la técnica en el Hospital Macarena, los especialistas incorporaron una prueba más en el proceso: TAC de cabeza y cuello asociada a la linfografía estática (SECT-TC). “Con ambas pruebas localizamos la ubicación anatómica del ganglio centinela”, explica la doctora.

Biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer oral. Fuente: Hospital Macarena. Biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer oral. Fuente: Hospital Macarena.

Biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer oral. Fuente: Hospital Macarena. / Dpto. de Infografía

Al día siguiente, el paciente entra en quirófano. “Primero eliminamos el tumor de la boca. Posteriormente utilizamos un sonda captadora de rayos gamma para localizar el ganglio centinela. Abrimos el cuello en esa zona y volvemos a aplicar la sonda, que tiene una alarma sonora que se activa (pita) cuando se acerca al ganglio centinela (donde se localiza el fármaco radiactivo)”, añade la especialista.

Además este equipo del Medicina Nuclear del Macarena ha incorporado una gammacámara portátil que permite observar al ganglio centinela en un monitor. La gammacámara portátil y la sonda son de gran valor en el proceso. Esta tecnología permite a los especialistas comprobar que no quedan ganglios centinelas olvidados. Tras la intervención quedan extirpados el tumor y los ganglios centinela.

El siguiente paso consiste en el estudio de los ganglios extirpados en Anatomía Patológica. Si el resultado es negativo en cáncer, el proceso termina; y si es positivo el paciente tiene que ser intervenido de nuevo para someterse a la extirpación de todos los ganglios linfáticos el cuello (disección cervical) una operación de gran complejidad.

Se estima que en 2017 se diagnosticaron en Sevilla 161 casos nuevos de cáncer de labio y cavidad oral, de los cuales 114 son hombres y 47 son mujeres, según los últimos datos sobre el cáncer publicados por la Asociación Española contra el Cáncer. Este tipo de tumor es más frecuente en hombres que en mujeres, pero en los últimos años los cirujanos han detectado incremento en las mujeres, coincidiendo con la incorporación de ellas en la hábito tabáquico.

“Las principales causas de este cáncer es el tabaco y el alcohol. Cuando coinciden ambos hábitos el riesgo es aún mayor”, advierte la especialista. El diagnóstico o la primera sospecha del cáncer suele saltar en las consultas de odontólogos o de médicos de familia en Atención Primaria.

Beneficios de la técnica

El procedimiento convencional hasta la implantación de la biopsia selectiva del ganglio centinela consistía en extirpar el tumor de la boca, y además todos los ganglios del cuello (disección cervical). El ganglio centinela delata si hay extensión o no del cáncer al sistema linfático. Según los resultados de la disección cervical sólo un 30% de los afectados por el cáncer oral sufren metástasis cervicales. El 70% de los afectados por el cáncer oral no presenta metástasis cervical de modo que no requieren disección en el cuello.

“La extirpación de todos los ganglios del cuello es una intervención quirúrgica muy compleja por las delicadas estructuras anatómicas ubicadas en el cuello (yugular, carótida, y nervios)”, asevera el doctor Francisco Mayorga, responsable de la Unidad Clínica de Cirugía Oral y Maxilofacial.

Esta operación sólo beneficia al 30% de los afectados por tumores en la boca con metástasis en el cuello y requiere de unas seis horas de quirófano, transfusiones sanguíneas, y unos diez días de estancia hospitalaria. Tras esta operación compleja, los pacientes suelen sufrir como secuela hombro doloroso y congeniado, lo que supone una merma en la calidad de vida del paciente. El ganglio centinela, al permitir seleccionar a los pacientes que realmente se benefician de esta cirugía, favorece la calidad de vida de los afectados; reduce las estancias hospitalarias; la necesidad de transfusiones sanguíneas, entre otras ventajas.

Desde 2002 en los quirófanos del Macarena se ha aplicado la técnica del ganglio centinela en cáncer oral a 181 pacientes, hasta diciembre de 2018, con “muy buenos resultados”, permitiendo reducir las disecciones cervicales en tumores orales, con una exactitud diagnóstica del 95% y un valor predictivo negativo del 94%. Estos trabajos impulsados desde el Macarena comenzaron con un proyecto financiado por el Instituto Carlos III y una tesis doctoral. Hoy otros hospitales han optado por incluir esta técnica en su cartera de servicios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios