Contenido promocionado

La importancia de los vídeos para generar confianza y mejorar ventas

Los vídeos muy importantes para generar confianza en los consumidores Los vídeos muy importantes para generar confianza en los consumidores

Los vídeos muy importantes para generar confianza en los consumidores

A la hora de extender la imagen de marca de una empresa o bien de promocionar algún tipo de artículo o servicios, el emprendedor debe de contemplar toda una serie de recursos y estrategias para encontrar la que mejor se adapte a sus objetivos.

Entre los diferentes recursos gráficos para promocionarse, un vídeo de producto 3D es una de las mejores estrategias que funcionan en estos momentos.

Estamos hablando de un vídeo en el que se presentará de forma resumida toda la información que se desee presentar. Además, admite toda una gran variedad de efectos y recursos, lo que hará que sea mucho más atractivo.

Para que puedas entender porque es tan interesante un vídeo de producto, vamos a ponerte un ejemplo práctico:

En algunos establecimientos colocan pantallas encima de algunos productos en los que por ejemplo, se puede ver a personas mientras lo utilizan en su día a día. Cuando pasamos por delante de estas pantallas no nos podemos resistir a ver lo que contienen; por lo que se considera el recurso publicitario definitivo.

En las siguientes líneas vamos a descubrir algunas de sus ventajas principales.

Ventajas de hacer un vídeo de producto 3D como estrategia promocional

Alta visibilidad 

Vivimos en un mundo en el que estamos sobresaturados de publicidad; es mirar a cualquier parte y encontrarnos todo tipo de carteles o personas que intentan vendernos algo. Esto hace que el consumidor presente de inicio una cierta sensación de rechazo, siendo más complicado que escuche lo que la empresa le tiene que decir.

Con un vídeo la cosa cambia; ya que se sentirá atraído desde el primer momento sobre lo que la marca tiene que ofrecer.

Distribución de la información 

Si queremos vender un producto o servicio que tenga mucha información asociada (por ejemplo, los clásicos carteles de conciertos en los que se incluye todos los grupos que van a tocar), tendremos auténticos problemas para condensar la información y que quepa todo lo que tengamos que decir.

Con un vídeo también tenemos que ser concisos, pero tenemos mayor versatilidad. Al fin y al cabo, un vídeo no es más que una sucesión de imágenes continuas; imagina las posibilidades que tienes en una sola imagen y multiplicarlas por todas las que puede tener el video.

Diferentes plataformas de visualización

Los vídeos se pueden visualizar tanto a través de Internet, como de manera física en las pantallas que hemos comentado anteriormente.

Un vídeo para web tiene la ventaja de que se puede distribuir muy fácilmente por Internet (por ejemplo, YouTube es un una buena plataforma para poder hacerlo). También se pueden distribuir a lo largo de las redes sociales, de aplicaciones de mensajería, colocarlo directamente en la web de la compañía…

Según los estudios, aquellos anuncios que integran un vídeo tienen un mayor impacto que los que tienen imágenes o tan solo texto.

Ahora que ya conoces porque son tan especiales los vídeos de producto, deberías contar con ellos en tu empresa.