External content

El modelo online: presente y futuro de la enseñanza

El modelo online: presente y futuro de la enseñanza

El modelo online: presente y futuro de la enseñanza

Si algo nos ha enseñado la pandemia del Covd-19 que sigue asolando a medio mundo, es que las nuevas tecnologías son una herramienta fundamental para las interrelaciones sociales, para poder trabajar a distancia o seguir impartiendo y recibiendo clases en cualquier momento y lugar.

Muchas de las concepciones que nos rodeaban sobre ámbitos laborales y educativos que parecían inalterables y muy difíciles de cambiar, se ha demostrado que una nueva realidad adscrita a la Revolución Digital, es posible. No solo eso, sino que será el futuro de todo lo presencial.

En muchos de los trabajos existentes, acudir a la oficina de forma asidua será cosa del pasado. Se ha demostrado durante estos meses que el teletrabajo es una opción muy válida que ofrece los mismos resultados que el empleo tradicional. No solo eso, la no movilidad ayuda también al cuidado del medio ambiente al reducir de manera ostensible la contaminación, así como a mejorar el estado de ánimo del trabajador al no tener que sufrir incómodos atascos u horas de viaje hasta el puesto presencial.

La educación no obligatoria también ha visto como la transformación que se llevaba introduciendo en el sector poco a poco, ha aumentado exponencialmente. Esta no es otra que el cambio de modelo de un aprendizaje presencial a uno interactivo, siendo este último presente y futuro del aprendizaje a nivel mundial.

Es cierto que la educación obligatoria seguirá por los mismos términos que hace décadas, ya que no todos los niños pueden acceder al mismo nivel de dispositivos tecnológicos que harían factible la generalización de las clases online. Para evitar esas distinciones de clase, y que todas las personas tengan las mismas oportunidades, el aprendizaje presencial debe ser la opción primordial.

En cambio, cuando se pone el foco en la educación superior o aquella no obligatoria, la parcela interactiva gana aún más fuerza. El efecto de la pandemia ha incrementado ha acelerado esta nueva forma de aprendizaje, especialmente en todo lo relacionado con el tema de los idiomas.

Cualquiera persona que vaya acceder al mercado laboral en estos momentos, o que esté en búsqueda activa de empleo, sabe lo difícil que es acceder a cualquier puesto. La formación es uno de los pilares básicos que abre puertas, siendo los idiomas lo que centra las miradas de la gran mayoría de departamentos de recursos humanos.

Aprender cualquier idioma en estos momentos es más sencillo. El tiempo y el lugar en el que se haga se ajustará como anillo al dedo al estudiante, para que así su única preocupación sea adquirir un nivel óptimo en esa lengua para alcanzar sus metas profesionales. Internet ha cambiado el mundo, y la enseñanza no es algo ajeno a esta tesitura.