Patrimonio

El monasterio de Santa María de Jesús clausura su exposición histórica

  • La madre abadesa agradeció a todas las personas y entidades que han hecho posible esta muestra, especialmente a la Fundación Unicaja, su patrocinadora

En primera fila, Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja;  y sor Lucía, la abadesa de Santa María de Jesús.

En primera fila, Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja; y sor Lucía, la abadesa de Santa María de Jesús. / Antonio Pizarro

“Hoy comenzamos a escribir las primeras líneas de los próximos 500 años”. Con estas palabras sor Lucía, la madre abadesa del monasterio de Santa María de Jesús, ponía fin a la misa que sirvió ayer de clausura de la exposición que ha conmemorado el medio milenio de existencia de este convento sevillano.

Una eucaristía que estuvo presidida por el arzobispo de Sevilla, monseñor José Angel Saiz, y en el que esta religiosa agradeció a todas las personas y entidades que han hecho posible la muestra histórica, entre ellas, el presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel, que ha patrocinado uno de los principales acontecimientos culturales de este año en Sevilla.

Acertaba sor Lucía al afirmar que es a partir de ahora cuando otros 500 años del cenobio empiezan a escribirse. Un porvenir al que buena parte de la ciudad no permanecerá ajena tras conocer el amplio y valiosísimo patrimonio que atesoran las clarisas de la calle Águilas. Un auténtico tesoro que muchos han podido descubrir durante los meses en los que ha estado abierta una de las exposiciones conventuales más importantes de la que han disfrutado más de 6.000 sevillanos y turistas (los pocos que han podido venir en las actuales circunstancias sanitarias).

Una muestra sabiamente comisionada por Antonio María Lebrero y en la que también ha resultado fundamental la labor de los guías, que han explicado con todo lujo de detalles la historia y el origen de los interesantes enseres que allí se exponían.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Saiz Meneses, presidió la misa de ayer en Santa María de Jesús. El arzobispo de Sevilla, monseñor Saiz Meneses, presidió la misa de ayer en Santa María de Jesús.

El arzobispo de Sevilla, monseñor Saiz Meneses, presidió la misa de ayer en Santa María de Jesús. / Antonio Pizarro

Resulta difícil imaginar que estos muros alberguen una colección de primer nivel artístico, con obras de la familia Roldán y bordados que se remontan al siglo XVIII. Un patrimonio que se vio ampliado tras el cierre del convento de Santa Clara, hoy convertido en centro cultural.

Esta exposición, como bien subrayó la abadesa, no hubiera sido posible sin la colaboración de la Fundación Unicaja, que ha permitido dar a conocer la historia, la riqueza patrimonial y espiritual de un monasterio que fundó don Álvaro de Portugal, primo de Isabel la Católica.

Para poner fin a esta exposición y para que siempre quede en el recuerdo de los sevillanos, se estrenó el himno del 500 aniversario, compuesto por Juan Antonio Pérez y con letra de Francisco Javier Segura. La eucaristía también sirvió para la reposición al culto de Jesús del Perdón, otra joya de este remanso de paz que atesora la calle Águilas.