Calle Rioja

Los nuevos descubrimientos

  • Sandra Mesa Pérez, hija de camionero y ama de casa, 25 años, recibió el premio a la mejor Trayectoria Académica Universitaria de Andalucía en su duodécima edición

Los siete premiados a la mejor trayectoria académica universitaria junto a los organizadores y patrocinadores. Los siete premiados a la mejor trayectoria académica universitaria junto a los organizadores y patrocinadores.

Los siete premiados a la mejor trayectoria académica universitaria junto a los organizadores y patrocinadores. / Belén Vargas

HIJA de un camionero de La Pedriza, aldea de Alcalá la Real, y de una ama de casa de Castillo de Locubín, pequeño pueblo de la provincia de Jaén que todos los años va con su simpecado a la aldea de El Rocío, Sandra Mesa Pérez (Alcalá la Real, Jaén, 1993) recibió ayer el premio andaluz a la mejor Trayectoria Académica Universitaria. Nació en la patria chica de Martínez Montañés nueve meses y una semana después de que se clausurase la Expo y habló en nombre de todos los premiados en el corazón de la Cartuja, sede de la Universidad Internacional de Andalucía, metáfora de los nuevos Descubrimientos.

“No somos una generación perdida”, dijo quien hizo el doble grado de Derecho y Gestión de Empresas, “siempre con becas” y estudios posteriores de Inglés y Francés. En la actualidad, ha superado los dos primeros obstáculos en las oposiciones a la judicatura. A Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente de la Junta de Andalucía, le agradecieron los patrocinadores del acto que hiciera un hueco en la campaña electoral, aunque en su intervención admitió su temor a que “el ruido impida que se hable de cosas importantes como ésta”.

Sandra Mesa, aficionada al cine y a pasear con sus amigos, representaba el mérito del resto de premiados: Manuel Martín Valverde (Universidad de Almería, ámbito de la Economía), María de la O Salas Astorga (Universidad de Málada, Derecho), Josué Viejo Marín (Universidad de Cádiz, Ciencias Medio Ambientales), Francisco Javier Rueda (Universidad Pablo de Olavide, Ciencias Políticas y de la Administración), Francisco Javier Ogáyar Marín (Universidad de Granada, Ciencias Sociales) y Christian José Acal (Universidad de Granada, Estadística).

La duodécima edición de estos premios universitarios demuestra, en palabras de Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja, que “no es una moda pasajera”. José Sánchez Maldonado, rector de la Universidad Internacional de Andalucía, dijo que “la meta de ser mejor es una meta inconclusa” y citó el libro Excelencia sin alma, de Harry R. Lewis, profesor de Harvard, para quien la Universidad era un ámbito que ayudaba a crecer a sus alumnos, a que salieran siendo mejores personas que cuando entraron. Sandra Mesa, el oro en el podio imaginario, lo captó a la perfección en su intervención. “Somos el escaparate de los jóvenes para salir formados no sólo como estudiantes sino como ciudadanos críticos”.

Todas las disciplinas reconocidas forman parte de los ámbitos de la Academia de Ciencias Sociales y del Medio Ambiente que dirige Antonio Pascual, que fue consejero de Educación en los Gobierno de Borbolla y Chaves. Celebró que el premio recayera en una paisana de Jaén, ciudad con equipo en Tercera División pero con alumnos de la Liga de Campeones. Destacó que en el mercado laboral ya están los 67 estudiantes egresados de las once ediciones anteriores, trabajando “de notarios, jueces, registradores, técnicos superiores de Comercio, diplomáticos”.

Pascual citó a Platón, fundador de la primera Academia, y a Kennedy, de las últimas, convencidos ambos de la importancia de la educación. “Es la palanca del cambio en esta tierra”, en palabras del vicepresidente de la Junta de Andalucía. “Los retos que tenemos”, apuntó Jiménez Barrios, “no son lejanos, son inmediatos: la inteligencia artificial, el cambio climático, la transición energética. Estamos ante un cambio de era, ante un cambio de sistema y el que no lo quiera ver se está equivocando”.

Santiago Herrero, ex presidente de la patronal andaluza, miembro del jurado que eligió a los siete premiados entre más de 180 candidatos, leyó los nombres y disciplinas de los galardonados. Sánchez Maldonado, el rector de la Unia, destacó que el acto coincidiera con la entrega de los premios nacionales de Fin de Carrera, que dejaron de celebrarse hace cinco años cuando algunos de los estudiantes premiados se negaron a saludar al entonces ministro de Educación, José Ignacio Wert.

Al acto acudieron Amparo Rubiales, presidenta del Consejo Social de la Pablo de Olavide, Vicente Guzmán, rector de dicha Universidad, Carmen Castreño, primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, el abogado Joaquín Moeckel, profesores como Camilo Lebón y familiares de los premiados.

Sandra Mesa representa a una generación para la que la Expo es como las Carabelas. Dominan los nuevos soportes tecnológicos y hablan idiomas. Andaluza e Internacional, como los títulos de la Universidad que les abrió las puertas del monasterio donde pernoctó Cristóbal Colón. Los nuevos descubrimientos. Jiménez Barrios recordó que “Andalucía es la segunda comunidad en patentes de toda España”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios