Contenido patrocinado

El papel burbuja: un novedoso material para el embalaje

El papel burbuja: un novedoso material para el embalaje El papel burbuja: un novedoso material para el embalaje

El papel burbuja: un novedoso material para el embalaje

Desde siempre, el embalaje ha sido utilizado a nivel mundial para empacar los productos que deben ser trasladados de un lugar a otro con el fin de protegerlos y asegurar de que su contenido llegue en perfectas condiciones a su destinatarios. Es por ello que se debe escoger el mejor embalaje para garantizar su protección, confiabilidad y seguridad.

El embalaje se refiere a un recipiente o envoltura que se encarga de agrupar de manera temporal aquellos productos que  requieren ser transportados o almacenados a fin de protegerlos contra golpes o cualquier daños que pudiera deteriorarlos, sirviendo también para manipularlos de manera más fácil y cómoda e igualmente para clasificarlos y ordenarlos eficazmente.

Desde el punto de vista comercial, el embalaje sirve para introducir los productos que comercializa ayudando a vender la mercancía mediante su diseño gráfico y estructural. rotección de los productos: mientras dura el transporte y almacenaje del paquete.

Con el embalaje, se logra identificar el contenido del mismo facilitando la  información necesaria acerca de las características del producto y la forma de manipularlo, reduciendo así el deterioro o pérdida del mismo. También ayuda al conteo rápido, la distribución y el transporte.

Embalaje de papel

Actualmente existe una gran diversidad de embalajes los cuales   son utilizados de acuerdo a las características de cada producto. Uno de ellos son los embalajes de papel que suelen utilizarse como cubierta dentro de los envoltorios como cajas de cartón o bolsas con la finalidad de proteger al producto contra aquellos elementos externos que se encuentren en el ambiente tales como: luz, polvo, humedad, entre otros.

En países como Italia, el embalaje de papel es muy utilizado por ser ecológico..Su fabricación puede producir diferentes tipos de éste como el color; la resistencia a la humedad, elasticidad, porosidad.

Este tipo de embalaje suele ser flexible, 100% natural y más resistente que otros papeles gracias a que conserva la fibra natural de la madera. Entre estos embalajes se encuentran los sobres, bolsas o el propio papel kraft, también están los papeles acabados y satinados a máquina que se usan para hacer bolsas para fábrica de pan y casas de comida rápida.

Embalaje de cartón

Otro tipo de embalaje muy utilizado es el de cartón por ser éstos  resistentes y de bajo precio. Su principal formato es la conocida caja de cartón siendo muy útil porque se adapta en términos de tamaño y forma existiendo en el mercado una variedad de ellos tales como las automontables, de solapas, dos piezas, entre otras pudiéndose decorar con el logo o palabras impresas y de acuerdo a su grosor, éstas pueden ser simples que tienen una capacidad de hasta 20 kg de peso, las de canal doble que resisten hasta 70 kilos o canal triple logrando resistir hasta 350 kg). También existen otros modelos de embalajes de cartón que se adaptan a determinadas características de los objetos como pueden ser los tubos de envío, los sobres de cartón, los estuches o los maletines.

Embalaje de madera

Los embalajes de madera son otra de las opciones que tienen las personas para guardar los productos siendo la alternativa perfecta para envíos pesados tales como motores, maquinarias, equipos, entre otros o que requieren de una protección especial como pueden ser las bebidas alcohólicas, material médico, cigarrillos, entre otros. Este tipo de embalaje de madera  se puede encontrar en diferentes formatos como cajas de madera contrachapada, aros, cercos o palés de madera.

Asimismo, la  madera almacena carbono, siendo éste un elemento ecológico convirtiéndolo en un material que ayuda a paliar el cambio climático y reducir los gases efecto invernadero. Gracias a su composición, la madera es un material excelente en contacto con alimentos ya que limita la presencia de bacterias. También es un material fácilmente reparable.

Embalaje de plástico

Otro de los embalajes que en la actualidad se utiliza con mucha frecuencia es  el de plástico los cuales ofrecen una alta protección alta al producto ante los posibles daños ocasionados por el transporte, siendo muy económicos en el envío por ser un material muy ligero.

Estos embalajes se suelen utilizar en el transporte de ida y vuelta, ya que se pueden manipular y reenviar la mercancía las veces que sea necesario. En este sentido, se utilizan comúnmente para envíos internos de empresas o en entregas especializadas, como las de los supermercados. También para enviar comida, aceites, alimentos, productos líquidos o de belleza.

Entre los materiales más utilizados para su composición se encuentran el PET (polietileno tereftalato), PEAD (polietileno de alta densidad), PP (polipropileno) o PVC (policloruro de vinilo).

Embalaje de papel burbuja

También existen y son muy utilizados actualmente en el mercado el film alveolar también llamado papel burbuja para embalaje  o plástico de burbuja, el cual consiste en un material plástico flexible y transparente usado comúnmente para embalar artículos frágiles.

Este tipo de embalaje fue creado por los ingenieros Alfred Fielding  y Marc Chavannes en el año 1957 realizando posteriormente muchas innovaciones con el fin de crear un embalaje que realmente protegiera los productos, sustituyendo así el papel de periódico que antes hacía esta función.

En este embalaje se pueden observar bolsitas llenas de aire (burbujas) que sobresalen y se encuentra espaciadas regularmente, proporcionando  amortiguación a los artículos delicados o frágiles. Entre los beneficios que ofrece este embalaje se encuentran: Protege los productos contra los golpes, es muy manejable y fácil de cortar, es  ligero y flexible adaptándose a la forma de todos los productos, es impermeable, protegiendolos de la humedad y el polvo.

El material se fabrica con las burbujas de aire en diversos tamaños, dependiendo del objeto a embalar y del grado de amortiguación requerido. Hay 6 tipos de ellos: El normal, con burbujas grandes, el antiestatico, el reciclado, el bulkraft y el isotérmico pudiendo tener  de 6 mm a 30 mm. No obstante, dependiendo del producto a embalar, se podrían colocar varias capas para proporcionar protección contra impactos, mientras que una capa puede ser suficiente para proteger superficies.

Además de la protección dada por las burbujas, el material plástico por sí puede ofrecer diferentes formas de protección para el producto. Por ejemplo, al transportar piezas y componentes electrónicos sensibles, se utiliza este embalaje que  se encarga de disipar las cargas estáticas, con el fin de proteger los sensibles chips electrónicos de las descargas que puedan dañarlos.

Igualmente, el plástico de burbuja se utiliza por algunos como diversión o distracción, aliviando el estrés al hacer estallar las burbujas plásticas y escuchando el sonido que hacen. Esta práctica incluso ha creado una página web en la cual se puede mover el ratón  sobre las burbujas y oírlas estallar.