Patinetes eléctricos de alquiler en Sevilla

Bird pierde el contencioso contra el Ayuntamiento de Sevilla por la ordenanza de circulación

Un joven circula en patinete.

Un joven circula en patinete. / Juan Carlos Muñoz

La empresa BIRD RIDES SPAIN SL ha perdido el recurso contencioso que presentó en 2019 contra el Acuerdo del Pleno del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla por el que se regulaba la circulación de patinetes eléctricos (VMP) en la ciudad mediante una modificación de la Ordenanza de la Circulación de Sevilla, publicada el 14 de octubre de 2019 en el Boletín Oficial de la Provincia de Sevilla número 238.El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en sentencia emitida el 12 de enero falla en contra de Bird, que tiene aún opción de recurrir en casación.

El juez estima que "en la fecha de la publicación de la Ordenanza cuestionada, no existía regulación estatal sobre los llamados vehículos de movilidad urbana". Y que "aún sin carácter normativo, la DGT aprobó la Instrucción DGT 16/V-124, que proponía una serie de criterios hasta en tanto no se elaborara una normativa específica sobre los que denominaba "vehículos de movilidad personal". Por lo tanto no tenía carácter vinculante, únicamente cabría otorgarle el limitado valor que el artículo 6 de la Ley 40/2015 (LRJSP) otorga a las Instrucciones y Circulares de servicio".

Y añade que "en dicha instrucción se establecía que los Ayuntamientos establecerán limitaciones a la circulación en las vías urbanas dependiendo de la velocidad máxima por construcción, masa, capacidad, servicio u otros criterios que se consideran relevantes. Establecía dicha instrucción también que los vehículos de movilidad personal podrán ubicarse físicamente en el ámbito de la calzada, siempre que se trate de vías expresamente autorizados por la autoridad local. Y disponía que la autoridad municipal, no obstante, podría autorizar su circulación por aceras, zonas peatonales, parques o habilitar carriles especiales con las prohibiciones y limitaciones que considere necesarias (relativas a masa, velocidad y servicio al que se destina) para garantizar la seguridad de los usuarios de la vía".

Y señalaba la Instrucción "que los vehículos de movilidad personal no requieren de una autorizaciónadministrativa para circular pero que lo anterior es sin perjuicio de las exigencias técnicas o de otra naturaleza que la autoridad local determine para autorizar el uso de los VMP en las vías de su competencia".

El demandante consideraba que la Ordenanza no se ajusta a la normativa vigente, que era "una regulaciónabsolutamente restrictiva de los VMP que, en la práctica, impide el uso de los patinetes eléctricos, pues la mayor parte de modelos comercializados en la UE superan la restricción impuesta en cuanto a lapotencia del motor". Y añadía que la clasificación del Anexo V de la Ordenanza "contraviene, a la espera de un desarrollo reglamentario estatal que tuviera por objeto regular las características técnicas de los VMP,la Instrucción 16/V-124 dictada por la Dirección General de Tráfico donde se establecen los criterios técnico-jurídicos al efecto de catalogar y regular los VMP".

Denunciaba, asimismo, "una discriminación de los VMP en comparación con las bicicletas, especialmente en cuanto a aparcamiento se refiere, pues la nueva Ordenanza prohíbe el estacionamiento de estos vehículos en la vía pública, permitiéndose estacionar tan sólo en los lugares que específicamente se destinen, sin embargo estos estacionamientos brillan por su ausencia". En efecto en 2019 no había A mayor abundamiento, mientras que las bicicletas tienen permitidas el estacionamiento en distintos lugares (aceras, amarradas al mobiliario urbano…), los VMP tienen absolutamente prohibido su estacionamiento. Este hecho produce sin duda alguna grave discriminación contra los usuarios de los VMP.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios