CONTENIDO PATROCINADO

La próxima reapertura de Nueva Zelanda y sus mejores destinos de esquí

El pasado miércoles, las autoridades neozelandesas anunciaron la reapertura de sus fronteras a los viajeros extranjeros a partir del 10 de abril de 2022 tras un cierre de más de dos años. Si bien el país se reabrirá de forma escalada (primero en enero para los neozelandeses y las personas con permiso de residencia que viajen desde Australia y más adelante, para el resto del mundo), la noticia ha sido bienvenido al volver a permitir los viajes turísticos a Nueva Zelanda.

Justamente en abril, Nueva Zelanda experimenta un clima parecido al de nuestro otoño y, a su vez, esta época suele coincidir con el cierre de la mayoría de pistas de esquí de nuestro país, incluyendo las de Sierra Nevada. Sin embargo, y más concretamente a partir de junio, es el momento en el que empieza oficialmente la temporada de esquí en Nueva Zelanda. Así pues, los amantes de este deporte podrán practicarlo al otro lado del mundo sin necesidad de tener que esperar otro año más para hacerlo en nuestro país. Lo cierto es que Nueva Zelanda no suele ser un destino internacional que uno inmediatamente relaciona con los deportes de invierno siendo Austria, Suiza, Italia, Francia o incluso Canadá o Estados Unidos las primeras opciones que vienen a la mente. Sin embargo, muchos desconocen que el país famoso por la saga de “El señor de los Anillos” también ofrece fantásticas oportunidades para esquiar fuera de Europa. Entre ellas, se encuentran las icónicas montañas que aparecen en películas como “Las crónicas de Narnia”, “El último samurái”, “El Hobbit” y la trilogía mencionada anteriormente. Vista de Queenstown en la Isla Sur, fotografía a través de Unsplash.

Vista de Queenstown en la Isla Sur, fotografía a través de Unsplash Vista de Queenstown en la Isla Sur, fotografía a través de Unsplash

Vista de Queenstown en la Isla Sur, fotografía a través de Unsplash

Whakapapa

Esta región es la mayor zona de esquí de Nueva Zelanda y cuenta con algunos de los paisajes más impresionantes del país, con pistas bien mantenidas, enormes pistas de nieve, pendientes empinadas y rincones escondidos. Ubicada en un volcán, esta zona de esquí cuenta con un área de práctica autónoma, una cafetería, un centro de alquiler de material y una sala de reuniones para escuelas de esquí. La pista está equipada con cintas transportadoras fáciles de usar y un telesilla. Las llamadas “góndolas” del telesilla, valoradas en 25 millones de dólares, son de las más famosas del país. Su trayecto recorre 1,7 kilómetros de uno de los paisajes más espectaculares de la Isla Norte, y pasa por cascadas e impresionantes picos nevados.

Monte Hutt

La estación de esquí del monte Hutt es una de las más famosas de Nueva Zelanda. En combinación con la ciudad de Methven, es el destino ideal para quienes quieran esquiar y relajarse durante una semana en una zona económica. Monte Hutt tiene una media de 4 metros de nieve por temporada, lo que resulta impresionante en comparación con otras estaciones de esquí comerciales de Nueva Zelanda. Sin embargo, como en el resto del país, las condiciones de la nieve pueden ser cambiantes. En general, monte Hutt es un buen lugar para los esquiadores de todos los niveles.

Fox Peak

Fox Peak es una zona de esquí enorme para los estándares de Nueva Zelanda. Tiene 580 metros de altura y una superficie de 2,5 km² a la que se puede acceder en telesquí. Las vistas desde sus pistas son espectaculares, y en un día despejado se puede ver la ciudad portuaria de Timaru y el mar. La temporada de esquí en Fox Peak suele durar desde mediados de julio hasta finales de septiembre, y solo abre los fines de semana, excepto para grupos grandes.

Cardrona

Cardrona es uno de los lugares favoritos de los locales y ha sido votada a menudo como la mejor zona de Nueva Zelanda al ofrecer una gran variedad de paisajes, vistas impresionantes y buenas infraestructuras. Cardona es fácilmente accesible, se encuentra a menos de una hora de Queenstown y Wanaka, y ofrece servicios de transporte para los que no quieran ir en coche. Debido a su fácil acceso, es importante tener en cuenta que sus pistas de esquí pueden estar muy concurridas los fines de semana.

Requisitos de entrada a Nueva Zelanda

Además de hacer la maleta con todo el equipamiento de esquí necesario, reservar el alojamiento y comprar los vuelos, hay otros preparativos que deben tenerse en cuenta. Aunque a partir de abril se permite la entrada de viajeros extranjeros, estos deben contar con la pauta completa de vacunación y presentar adicionalmente una prueba diagnóstica negativa antes de viajar. A su llegada, deberán someterse a otra y aislarse durante siete días en el lugar de su elección. Además de estos requisitos extra, antes de la pandemia ya era necesario obtener un visado para viajar a Nueva Zelanda, la llamada NZeTA, que puede solicitarse rápida y fácilmente por internet. Una vez obtenida, la NZeTA es válida durante 2 años y permite estancias de hasta 3 meses consecutivos por viaje, tiempo suficiente para visitar las distintas pistas de esquí durante un mínimo de 2 temporadas (que se pueden alternar con la respectiva época de esquí en nuestro país).