Sevilla FC | Mercado de fichajes

Joan Jordán para una medular que se vacía

  • La inminente llegada del catalán deberá ser la primera de muchas en una línea que, entre cedidos que se van y transferibles se va a despoblar

Joan Jordán, ante Lionel Messi en el último Eibar-Barcelona. Joan Jordán, ante Lionel Messi en el último Eibar-Barcelona.

Joan Jordán, ante Lionel Messi en el último Eibar-Barcelona. / Juan Herrero (Efe)

La llegada de Joan Jordán, que será cuestión de tiempo ya que el acuerdo está prácticamente cerrado entre el Eibar y el Sevilla, no va a ser sino el inicio de una gran revolución en el centro del campo del equipo que adiestrará la próxima temporada Julen Lopetegui. Monchi, en su vuelta a la dirección deportiva del club de Nervión, va a dejarle al entrenador entrante una plantilla casi irreconocible. O lo va a intentar, ya que el capítulo de salidas se antoja tortuoso por la larga lista de jugadores devaluados. Y el cambio va a ser drástico en la medular, entre cedidos que no siguen (Gonalons y Marko Rog), jugadores con contrato a los que se les ha abierto la puerta de salida (Amadou, Roque Mesa e incluso Franco Vázquez) y elementos importantes que se dejan querer por pretendientes (Banega, hasta Sarabia, que puede actuar en la zona ancha).

La casuística amenaza con despoblar la zona ancha del Sevilla. Es por ello que Monchi se afanaba ayer con redoblados esfuerzos por cerrar de una vez la contratación de Joan Jordán. Y prosiguieron los avances. Tanto, que en el seno del Sevilla son optimistas acerca del acuerdo final para que Joan Jordán se convierta pronto en el tercer refuerzo para la próxima temporada. “Las negociaciones con el Eibar son lentas, pero nos acercamos”, insisten desde el club.

Y de hecho, el Diario Vasco desvelaba ayer que el club armero se ha bajado de los 15 millones de euros iniciales que refleja la cláusula de rescisión de su contrato y ya va por los 12, una cifra que ya va encajando en la idea de Monchi. El jugador acaba contrato la próxima temporada, lo que condiciona las exigencias de su club a la hora de apretar. Y esa baza beneficia al Sevilla.

Hay que tener en cuenta que el Espanyol, club en el que se formó Jordán, tiene derecho al 20% de un futuro traspaso del centrocampista: si es traspasado en 12, 2,4 son para el club barcelonés. El Eibar le abonó a su club de procedencia sólo un millón de euros en el verano de 2017. Tras dos años de alto rendimiento a las órdenes de José Luis Mendilíbar, este medio de buen toque y gran despliegue puede protagonizar la mayor venta de los armeros, superior a la del central Lejeune al Newcastle a cambio de 10 millones de euros.

Y el apretón de manos entre los negociadores debe ser cuestión de tiempo. El propio jugador ha presionado lo suyo para que así sea. El centrocampista de 24 años ha acordado con el Sevilla un suculento contrato que puede prolongarse por cinco temporadas (cuatro más otra opcional), lo que supondría un espaldarazo a su carrera profesional. Sólo quiere jugar a las órdenes de Julen Lopetegui. Por eso el resto de pretendientes, incluido el West Ham londinense, que era el competidor más fuerte para el Sevilla, se ha retirado de la puja.Joan Jordán Moreno cumplirá el próximo 6 de julio 25 años, nació en la localidad gerundense de Regencós y se formó en los escalafones inferiores del Espanyol, con cuyo primer equipo llegó a disputar diecisiete partidos oficiales.

En la temporada 2016-17, el jugador catalán militó como cedido en el Valladolid, en Segunda División, y hace ahora dos años fichó por el Eibar, con el que ha participado en 75 partidos oficiales en los que ha anotado diez goles. En el equipo guipuzcoano ha destacado por su buen golpeo de balón, su criterio táctico por delante de la defensa –la pasada campaña cubrió el vacío que dejó la marcha de Dani García al Athletic– y su despliegue físico, ayudado por su 1,85 de estatura. El Sevilla tiene un claro déficit físico y Monchi trabaja para paliarlo.

Al respecto, el director deportivo asume el fabuloso reto de cambiar la línea medular prácticamente entera: ha colocado el cartel de transferibles a dos centrocampistas puros, Amadou y Roque Mesa, a los que ha invitado a buscarse equipo; no va a quedarse con los cedidos Maxime Gonalons –al que sigue valorando como buen jugador, cuando juega– y Marko Rog y hasta otro jugador de perfil más ofensivo pero que ha trabajado muchos minutos en el centro del campo desde que llegó al Sevilla, Franco Vázquez, sabe ya que no entra en el embrionario proyecto de Lopetegui.

Para cerrar ese círculo de vacío, hasta el único centrocampista que goza de la bendición de Lopetegui, como es Éver Banega, tiene su futuro como sevillista en el aire, pues Boca Juniors lo ha tentado con una atractiva oferta para volver a su país. Banega y su familia están muy cómodos con la vida sevillana, pero si Buenos Aires, y Boca, suenan... En el Sevilla insisten en renovarlo, pero como no lo convencen y le queda un año, tendrán que oír a Boca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios