Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Sevilla FC

Machín desea mucho más que un ariete referencia

  • El técnico quiere un delantero que, aparte de ser buen rematador, pueda asociarse y sepa jugar con otro punta

Kalinic celebra un gol con el Milan la pasada temporada. Kalinic celebra un gol con el Milan la pasada temporada.

Kalinic celebra un gol con el Milan la pasada temporada. / Filippo Venezia / efe

No es sólo un rematador lo que quiere Pablo Machín para que sea la referencia en ataque. Mientras quizá el sevillista de a pie piensa en Stuani, su hombre gol en el Girona, el preparador soriano tiene en su mente un jugador con un espectro mucho más amplio.

Con los nombres de los candidatos que han ido saliendo, y uniendo sus habilidades, el aficionado se puede hacer alguna idea de la función que Machín le va a encomendar al que está claro que puede ser el fichaje estrella del nuevo proyecto. "Desde el primer momento la secretaría técnica y Joaquín (Caparrós) saben muy claramente el perfil de futbolistas que a mí me gustaría tener para desarrollar mi estilo de juego, es lo que estamos intentando buscar", declaró ayer Machín a los medios del club.

El nuevo entrenador sevillista desea un delantero corpulento, sí, que domine el remate y el cuerpo a cuerpo en el área, que fije a los centrales y que aproveche el volumen de subidas y centros que se espera que lleguen en mayor medida desde las bandas, pero también que haga otras cosas y que se complemente con otros delanteros.

Porque, entre otras cosas, el ex técnico del Girona también ha comentado alguna vez desde su llegada que en ocasiones, según interese por las características del rival, suele plantear un esquema con dos puntas. "Es la mejor forma de que los centrales no estén cómodos", ha recordado en alguna entrevista. Y ésa, precisamente, es otra de las funciones que no podrá olvidar el delantero que el Sevilla busca en el mercado. La obligación de presionar la salida del balón del contrario es, hoy por hoy, moneda de uso común en el fútbol moderno y adelantar la primera línea de presión es una de las señas de identidad del modelo de juego de Machín.

Calidad técnica para mantener el balón, leer bien el juego para abrir espacios y atacarlos cuando sea necesario, crear confusión entre los centrales jugando con las marcas, caer a las bandas, apoyarse en los hombres de la segunda línea, sumarse a una de las bandas para crear superioridad numérica... Machín quiere un delantero completo y no sólo un rematador puro.

Dentro de este perfil, el croata Nikola Kalinic y el uruguayo Maxi Gómez han sido los nombres que han surgido con más fuerza, aunque el alto coste de este último hace difícil la operación. El Sevilla no está dispuesto a pagar lo que pide el Celta, que quiere superar los 30 millones de ingresos por el internacional charrúa. En este sentido, incluso en cuanto a aspectos futbolísticos convence más la opción de Kalinic, que, siendo un jugador mucho más veterano (30 años) sí que ofrece la posibilidad de negociar a la baja con el club propietario de sus derechos, el Milan. El escenario ideal sería una cesión y el club ya está buscando fórmulas para contentar a Machín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios