Sevilla - Barcelona | Los jugadores, uno por uno

La fibra reventada y Messi se llevaron un buen invento

  • Las lesiones de Wöber y Mercado obligan a Machín a renunciar a su eficaz 4-3-3 y por ahí no perdonó el crack argentino

Messi chuta con su pierna derecha para hacer el empate a dos provisional. Messi chuta con su pierna derecha para hacer el empate a dos provisional.

Messi chuta con su pierna derecha para hacer el empate a dos provisional. / Antonio Pizarro

Pablo Machín se puso a inventar de nuevo ante un rival de azul y grana, como aquel feliz mediodía en Valencia, cuando goleó al Levante 2-6. Y de nuevo pudo gritar “¡eureka!” de no ser por la fortuna ajena, la que tiene el Barcelona por gozar de un futbolista sideral como Leo Messi, y el infortunio propio, el del Sevilla con esas lesiones tan seguidas de Mercado (51’) y Wöber (58’) que descosieron el hábil y sorprendente plan que urdió el entrenador soriano.

Departamento de Infografía Departamento de Infografía

Departamento de Infografía

El inopinado 4-3-3 que se le atragantó a todo el Barcelona (salvo Messi, claro) saltó hecho trizas como las fibras de Mercado de Wöber. Y de la zaga Mercado-Kjaer-Sergi Gómez-Wöber, con Jesús Navas y Promes como extremos por delante, se pasó la última media hora a la ya habitual zaga de tres centrales con Amadou-Kjaer-Sergi Gómez, más Jesús Navas y Promes atornillados como laterales atrás: otra vez afloró la debilidad en el medio con Mudo Vázquez y Roque muy imprecisos, hasta torpes, y los regalos de Vaclik o Amadou hicieron el resto.

Defensa

Ese 4-3-3 que disponía el Sevilla cuando el Barcelona atacaba, con la mayoría de las piezas blancas atentas a alguna concreta de azulgrana, incomodó sobremanera al Barcelona porque procuró muchas recuperaciones con el líder saliendo y neutralizaba las subidas de Jordi Alba y Semedo con la ayuda por delante de Jesús Navas y Promes. Las lesiones de Mercado y Wöber forzaron a recuperar el dibujo primigenio de Machín y con Navas y Promes atrás, era clave que Mudo y Roque Mesa desahogaran y hostigaran al menos a Messi. El canario se durmió ante el argentino en el gol del 2-2.

Ataque

Con Jesús Navas y Promes de extremos, las recuperaciones de Banega y Rog tenían líneas de pase por fuera, incluso otra más por la izquierda con Wöber, que ejercía de carrilero cuando el Sevilla tenía la pelota e invitaba a Promes a meterse hacia dentro. Había un punta solo, Ben Yedder, pero sólo en la pizarra, pues Sarabia y Promes, hasta Rog, se incorporaban mucho y bien.

Virtudes

El nuevo plan funcionó.

Talón de Aquiles

Tras las lesiones afloraron las carencias en las alternativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios