Sociedad

Alemania planea multar con 2.500 euros a los padres que no vacunen a sus hijos de sarampión

  • El ministro de Sanidad defiende la obligatoriedad del tratamiento y estudia excluir de los centros de educación infantil a los niños sin tratar.

Un sanitario que prepara una vacuna contra el sarampión. Un sanitario que prepara una vacuna contra el sarampión.

Un sanitario que prepara una vacuna contra el sarampión. / G.J.

El titular de Sanidad alemán, el cristianodemócrata Jens Spahn, defendió este lunes su plan para hacer obligatoria en menores la vacunación contra el sarampión, para lo cual baraja multas de hasta 2.500 euros y excluir de los centros de educación infantil a los niños cuyos padres se opongan.

"Precisamente se trata de proteger la integridad de los niños, que no pueden decidir por si mismos, pero que con una vacuna contra el sarampión pueden quedar protegidos de una enfermedad muy, muy peligrosa y también muy contagiosa", dijo Spahn en el programa matinal de la televisión pública ZDF.

El proyecto de ley para hacer obligatoria la vacuna contra el sarampión a partir del 1 de marzo de 2020, a debate ahora en el Gobierno, contempla que todo menor que pretenda acceder a un centro de educación infantil o colegio deberá demostrar que sus vacunas están al día.

Aquellos que ya están en un centro educativo, tendrán de tiempo hasta el 31 de julio del año que viene para presentar la correspondiente certificación.

Todo menor que no tenga sus vacunas al día podría quedar excluido de la asistencia a un centro de educación infantil, que es opcional.

En el caso de las escuelas, donde excluir al alumnado no inmunizado no es una posibilidad ya que la asistencia es obligatoria, los padres que no vacunan a sus hijos podrían enfrentarse a multas de hasta 2.500 euros.

Para aquellos niños que por razones médicas no pueda ser vacunados, deberá presentarse a su vez el correspondiente certificado médico.

"El objetivo no es imponer sanciones. El objetivo es que, de ser posible, todos estén vacunados", subrayó.

Según el ministro, años y años de llamamientos y campañas de concienciación no han conducido al resultado deseado, el de erradicar el sarampión, por lo que hay que pensar acerca de una obligatoriedad.

Recordó que en Alemania existía antes la obligatoriedad de vacunar contra la viruela, que se logró erradicar con éxito en todo el mundo.

"Hoy día nadie tiene que enfermar de viruela o incluso morir. Y eso mismo es lo que queremos lograr con el sarampión", defendió.

Según datos recientes del Instituto Robert Koch (RKI) de virología, el 93 % de los niños en Alemania están completamente inmunizados contra el sarampión, es decir, han obtenido la primera y la segunda vacuna necesarias.

No obstante, al menos el 95 % de la población debe estar inmunizada para lograr erradicar la enfermedad, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cálculos del Ministerio de Sanidad alemán señalan que según lo contemplado en el plan -que cuenta con el apoyo de los socialdemócratas, socios de coalición- alrededor de 600.000 personas no están debidamente vacunadas, informa este lunes el diario "Bild".

Así, en centros de educación infantil y escuelas la cifra de menores no vacunados asciende a unos 361.000.

El proyecto de ley contempla asimismo la obligatoriedad para determinados grupos profesionales -profesores, educadores, personal hospitalario y en consultas médicas, además de empleados en centros públicos comunitarios-, entre los cuales el número de personas insuficientemente inmunizadas asciende a unas 220.000.

En lo que va de año, más de 300 personas se contagiaron con el sarampión en Alemania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios