Crisis sanitaria

Coronavirus en Europa: Aumentan los confinamientos y restricciones

Una terraza en Covent Garden, Londres Una terraza en Covent Garden, Londres

Una terraza en Covent Garden, Londres / FACUNDO ARRIZABALAGA, EFE

El importante aumento de los casos de coronavirus en Europa aboca a los países del continente a un nuevo confinamiento, mientras en algunas ciudades comienzan a aflorar protestas violentas de grupos de ultraderecha y antisistema.

Italia, hace días, y España, en este último fin de semana, son ejemplos del enfado que en una parte -muy pequeña- de la población generan las limitaciones movilidad y ocio que se aplican en mayor o menor grado por toda Europa.

Mientras tanto, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, se encuentra en cuarentena tras haber tenido contacto con un caso positivo de Covid-19, comunicó el propio responsable, que seguirá trabajando desde su casa en Ginebra, donde se encuentra la sede mundial de la Organización.

Reino Unido

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, defendió este lunes la necesidad de un confinamiento en Inglaterra para evitar el colapso del sistema sanitario, frente a las críticas del ala dura de su propio partido, que alerta de las consecuencias económicas de esa medida.

A pesar de que un grupo de diputados conservadores amenaza con votar en contra de las restricciones que anunció Johnson este fin de semana, la Cámara de los Comunes aprobará previsiblemente el miércoles, con el respaldo de la oposición laborista, el plan del Gobierno para limitar la movilidad y los contactos de la población.

Si la propuesta prospera, a partir de esa medianoche quedarán clausurados los comercios no esenciales y se pedirá a los ciudadanos que no salgan de casa salvo por motivos justificados hasta el próximo 2 de diciembre.

Johnson ha terminado decretando un confinamiento tras varias semanas en las que rechazó seguir el consejo de algunos de sus asesores científicos, que le urgían a imponer medidas drásticas para frenar el rápido avance del virus en Inglaterra, donde la incidencia ha subido a 225 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días.

En las últimas 24 horas, las infecciones han aumentado en 18.950 en el conjunto del Reino Unido y las muertes en 136, hasta un total de 46.853 decesos desde que comenzó la pandemia, según las últimas cifras oficiales.

El primer ministro, Boris Johnson, en el Parlamento británico. El primer ministro, Boris Johnson, en el Parlamento británico.

El primer ministro, Boris Johnson, en el Parlamento británico. / EFE

Ante el Parlamento, el jefe de Gobierno recalcó que su intención es regresar dentro de cuatro semanas a un sistema de restricciones regional, con limitaciones más duras en las zonas con mayor incidencia de la epidemia, y aseguró que convocará entonces una nueva votación para que los diputados se pronuncien sobre los siguientes pasos a seguir. Con todo, miembros del Ejecutivo han advertido en los últimos días que no está descartado que el confinamiento se alargue más de lo previsto si los datos sobre la transmisión del coronavirus no mejoran lo suficiente.

Además, la BBC ha informado de que el príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión a la corona británica, se contagió de la Covid-19 el pasado abril, en fechas similares a que diera positivo también su padre, el príncipe Carlos. El duque de Cambridge, de 38 años, decidió mantener en secreto su enfermedad para evitar alarmar al Reino Unido, que por entonces cumplía un confinamiento.

Toque de queda en Italia

El Gobierno italiano impondrá un toque de queda a nivel nacional y cerrará temporalmente museos y salas recreativas, así como los centros comerciales en días festivos, de acuerdo al nuevo decreto para frenar la pandemia. El primer ministro, Giuseppe Conte, ha explicado en una comparecencia parlamentaria las medidas que su gabinete quiere implementar y que someterá a votación en la Cámara de los Diputados y en el Senado, para que después sean aprobadas por el Consejo de Ministros.

El decreto también incluirá acciones restrictivas dirigidas a las regiones con mayor nivel de contagio y establecerá tres fases en función del riesgo, después de que algunas, como Lombardía, la más golpeada por la pandemia, acumule unos 8.000 nuevos casos diarios de media en los últimos días. El Gobierno evitará la aplicación indiscriminada de políticas para todas las regiones.

En todo el país habrá un toque de queda, que comenzará "a última hora de la tarde", dijo Conte, sin dar la hora exacta. Los medios italianos apuntan a que podría empezar entre las 20:00 o las 21:00, pero aún no hay un consenso en las filas del Ejecutivo. Esta restricción a la movilidad podrá ser evitada en caso de justificados motivos "laborales, de estudio, salud o por necesidad".

El último decreto, que entró en vigor el pasado 26 de octubre, cerró teatros, cines, salas de concierto, gimnasios y piscinas y limitó hasta las 18:00 la apertura de bares y restaurantes. En esta línea, el Gobierno plantea ahora cerrar "museos y exposiciones" y también los "espacios de apuestas y videojuegos". Los días festivos y las vísperas cerrarán "los centros comerciales, con excepción de farmacias, parafarmacias, negocios de alimentación y estancos", indicó.

Finalmente, apostó por la posibilidad de que los alumnos de escuelas secundarias de segundo grado asistan a las clases de forma telemática, una medida que esperó que sea "temporal".

Italia acumula ya 709.335 casos totales de contagio, entre ellos 38.826 fallecidos, desde el 21 de febrero, cuando comenzó la emergencia a nivel nacional. El país ha visto cómo su curva de transmisiones se ha disparado en las últimas semanas y el pasado viernes superó los 30.000 nuevos contagios en 24 horas por primera vez en la pandemia.

Angela Merkel. Angela Merkel.

Angela Merkel.

Posible ampliación de restricciones en Alemania

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó este lunes que no puede asegurar ahora que las nuevas restricciones para atajar la pandemia, que incluyen el cierre de restaurantes y cines, no vayan a prolongarse más allá del plazo inicial previsto de un mes. En rueda de prensa, Merkel se mostró esperanzada de que las restricciones hagan su efecto y se pueda tener un diciembre "soportable" aunque "por supuesto" con las medidas de higiene y distanciamiento en vigor, pero apuntó que lo "determinante" es la incidencia acumulada (IA) a siete días.

Actualmente esta tasa se sitúa por encima de 120 contagios por cada 100.000 personas y la canciller consideró que esta cifra debe estar por debajo de 50. El 16 de noviembre Merkel se reunirá con los líderes de los 16 estados federados para analizar la situación y evaluar qué hacer con las restricciones.

Desde este lunes y hasta finales de mes restaurantes y bares, cines y teatros, gimnasios y piscinas permanecerán cerrados en toda Alemania para frenar la propagación de la pandemia. El comercio y los colegios, por su parte, permanecerán abiertos. Asimismo, los viajes quedan prohibidos, se recomienda el trabajo remoto siempre que sea posible y se limitan las reuniones privadas a un máximo de diez personas de hasta dos hogares.

Estas restricciones son "comprensivas" y "duras", consideró la canciller, pero "necesarias" para contener la pandemia y pueden ser un "rompeolas" que aplane la curva de nuevos contagios. "Nos acercamos cada vez más a los límites humanos y estructurales del sistema sanitario. Eso no lo puede permitir ningún Gobierno, no el Gobierno alemán y yo no lo quiero permitir", aseguró Merkel, que deseó que se pueda celebrar en cierto modo las navidades, aunque con las medidas de seguridad. La canciller descartó que se puedan celebrar grandes fiestas de Nochevieja, pero se mostró esperanzada de que "el núcleo familiar" pueda reunirse, quizá con "precuarentenas".

"Serán navidades bajo las condiciones del coronavirus, pero no deberían ser unas navidades en solitario", apostilló.

Bélgica

Por primera vez desde el recrudecimiento de esta segunda oleada, la media semanal de infecciones retrocede en Bruselas (-11,2 %), región central del país que aplicó medidas más severas antes que el resto de Bélgica, como el cierre de bares y cafés. Pese a los datos esperanzadores, Bélgica sigue marcando este lunes el récord de incidencia acumulada en Europa, con 1.781 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Los expertos consideran que el número de pacientes en UCI va a seguir aumentando en los próximos días, quizá hasta la segunda semana de noviembre, pero que la ralentización debería permitir ganar tiempo a los hospitales.

Las muertes, donde tarda más en verse el efecto de las restricciones, siguen incrementándose "de manera importante" al 70 % semanal, con una media de 113 decesos al día. En total 11.737 personas han fallecido a causa de la Covid-19 en Bélgica desde el inicio de la pandemia.

Un policía en un control en Portugal Un policía en un control en Portugal

Un policía en un control en Portugal / Europa Press

Portugal

Portugal recuerda este lunes con una jornada de luto nacional a las personas que han fallecido en el país por Covid-19 desde que empezó la pandemia, 2.544 directamente a consecuencia del virus, que actualmente marca récords de hospitalizados.

Mientras, las autoridades analizan una eventual declaración del estado de emergencia, que ya estuvo en vigor entre el 19 de marzo y el 2 de mayo. El modelo portugués se basa en un "deber cívico" de permanencia domiciliaria, por lo que sólo se sale de casa para actividades esenciales como trabajar, estudiar, hacer compras o ayudar a personas dependientes, aunque no incluye sanciones. Esta vez las escuelas, tiendas y restaurantes permanecerán abiertos - hasta las 22:00 el comercio y media hora más la hostelería - e incluso se permitirán espectáculos culturales que cumplan con las normas sanitarias.

En total, el país acumula 144.341 casos confirmados y 2.544 muertes desde marzo, indicadores en los que marcó su máximo diario este pasado viernes, con 4.656 infecciones y 40 fallecidos.

República Checa

La República Checa registró 6.542 contagios de Covid en las últimas 24 horas, lo que apunta a una tendencia a la baja aunque sigue siendo el segundo país con la mayor tasa de contagio de la Unión Europea, con 1.561 por 100.000 habitantes.

En un país donde ya fallecieron 3.429 personas portadoras del SARS-CoV-2 se mantiene el estado de emergencia hasta el 20 de noviembre, aunque el Gobierno sostiene que las medidas que restringen los contactos ya empiezan a surtir efecto.

Polonia

Polonia registró en las últimas 24 horas 15.578 nuevos casos de coronavirus y 92 muertes más con o por esta enfermedad. El avance de la pandemia se da así un respiro, tras la escalada de la semana anterior, donde el sábado se registró un récord de nuevas infecciones diarias (21.897) para una población que no llega a los 38 millones de habitantes. El país suma así 395.480 casos de coronavirus y 5.875 muertes con o por el virus Sars-CoV2.

La situación ha llevado al Gobierno polaco a tomar medidas extraordinarias, además de doblar el salario de los profesionales sanitarios afrontando la pandemia, para aplanar la curva. Bares, restaurantes y cafeterías sólo podrán coger pedidos para llevar y las reuniones deberán limitarse a cinco personas, salvo si comparten domicilio o lugar de trabajo. Los menores de 16 años sólo pueden abandonar sus domicilios con un adulto y entre las 08:00 y las 16:00.

Austria

Los enfermos de Covid en la UCI aumentaron un 78% en la última semana en Austria, que a partir de este martes entra en un confinamiento parcial para evitar el colapso del sistema hospitalario. En las últimas 24 horas se han detectado 4.135 positivos y en los datos acumulados en los últimos 14 días, Austria tiene 475 positivos por cada 100.000 habitantes.

Los positivos seguirán creciendo esta semana hasta que se deje sentir el efecto de las restricciones, anunciadas el sábado y que entran en vigor mañana, y que suponen el cierre por un mes de todas las actividades de ocio, bares, restaurantes y hoteles, así como un toque de queda entre las 20:00 y las 06:00. Las restricciones conllevan también el cierre de la enseñanza secundaria y la universidad, aunque las guarderías y educación primaria continuarán con clases presenciales.

Hungría

En Hungría en las últimas 24 horas se han confirmado 70 muertes por la Covid, lo que supone un nuevo récord en el país centroeuropeo, que suma un total de 1.899 fallecimientos desde el inicio de la pandemia. Las autoridades sanitarias húngaras informaron de 3.581 nuevos contagios, mientras que 4.417 personas se encuentran hospitalizadas. En Hungría entró este lunes en vigor una nueva regla que refuerza el uso de mascarillas, cuyo uso es obligatorio también dentro de bares y restaurantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios